Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

martes, 10 de julio de 2018

Encuentro colapsista en Jérica. El individuo frente al colapso

El fin de semana del 6 al 8 de julio de 2018 nos reunimos algunos compañeros del grupo de facebook Colapso. Fue un fin de semana para compartir vivencias, opiniones, retos, y pasar un buen rato. El lugar elegido fue una casa hospitalaria en Jérica de la organización Rodamons, que tiene como objetivo ofrecer alojamiento a personas que buscan la sostenibilidad.


Hubo tanta información, tantos debates interesantes, y tanto aprendizaje que es difícil sacar una conclusión en común al encuentro, así que me centraré en mis conclusiones individuales.




Cuando una sociedad está en expansión tiene un efecto sobre la psique de los participantes, es fácil creerse superiores, excepcionales y el ethos de la sociedad tiende a reflejar ésto. Cuando una sociedad agota su recorrido y entra en recesión y decaimiento, hay una ceguedad generalizada y se intenta recurrir a todo aquello que funcionó en el pasado en la época de prosperidad. También hay una estrategia de descreme, por la que se reducen los recursos asignados a diferentes estratos de la sociedad según diferentes parámetros. El colapso no es un proceso homogéneo, ni súbito, si no que a cada persona le llega este proceso de forma diferente. Cada cuál puede establecer hitos que le indiquen cómo de avanzado está el proceso, por ejemplo, falta de trabajo, corte del suministro de agua, caída del sistema financiero, etc.

No hay una respuesta universal al colapso, cada persona vive su situación de manera única, pero aún así, las primeras personas que toman conciencia suelen ser las que más curiosidad tienen sobre la vida y las que poseen una conciencia más universal. A cualquier persona que haya despertado a la verdad no se le puede pedir nada, simplemente hay que agradecerle su presencia y permitir que exprese su visión. Según su grado de empoderamiento y percepción propia, cada uno se traza su propio camino.

Hay personas que piensan en su salvación individual por medio de la autosuficiencia. Otras personas confían en los movimientos sociales. Otros prefieren aprender habilidades útiles para el post-colapso. Y aún otros esperan y trabajan por un despertar general, aunque sea demasiado tarde. Cualquier opción es válida mientras que el individuo encuentre esperanza, felicidad y un buen vivir en su elección.

En el grupo había una cierta desconfianza en la naturaleza del ser humano y su falta de consciencia. El cómo personas individuales han utilizado organizaciones (políticas, religiosas, laborales…) para su beneficio personal hace dudar sobre si es posible que las personas buenas tomen el poder. De alguna manera puede ser que aquellos actualmente en el poder sean conscientes de lo que está por venir, pero sus intereses privados y los intereses particulares de las personas que los sustentan impiden que haya un cambio. El motor del cambio no puede ser la imposición, sino el cambio individual, que sólo puede producirse cuando el sufrimiento se generalice y para entonces es posible que ya no sirva de nada. Aún así se considera relevante que el Primer Ministro de Francia, Édouard Philippe, haya hablado sobre el colapso recientemente.




Las soluciones simplistas, como el fascismo, ganan adeptos rápidamente porque apelan a la necesidad humana del orden y la pertenencia a un grupo. Otros tipos de organización social que podrían ser más resilientes y diversos como el anarquismo o el municipalismo, no pueden ofrecerse como solución hegemónica porque, aunque entre los colapsistas hay confianza en las estructuras descentralizadas y horizontales, hay mucha gente en la sociedad que quiere líderes y una jerarquía clásica centralizada a la que es difícil oponerse sin ser arrollado. Sería mucho más fácil que cada uno tomase su responsabilidad individual en serio, y que las organizaciones sirvieran para reflejar esta responsabilidad, en vez de usarlas como escudo para diluir la responsabilidad del individuo.

A este respecto tuvimos una conversación sobre la paradoja de Jevons y si la acción individual tiene algún efecto. La acción individual sólo puede servir para que uno tenga la conciencia tranquila sobre haber hecho lo correcto y poderlo comunicar así a los demás. Sólo cuando todos en conjunto tienen una conciencia universal y deciden hacer lo correcto hay un cambio generalizado. En ese sentido, el “libre” mercado actúa en contra del beneficio de todos.

Hablamos brevemente de la economía del don (la casa en la que nos hospedamos funciona así) y de los desafíos que presenta a gran escala. Se mencionó que aunque en los movimientos sociales se discute mucho porque es difícil alcanzar consensos, también hay un proceso de aprendizaje y de transformación personal. Una persona entra como gota en un río, pero sale como una gota diferente. La calidad de relaciones personales que se alcanza formando parte de un colectivo es difícil de alcanzar en otro lugar y es por ello que muchas personas escogen envejecer junto a las personas de su colectivo.

Respecto a las relaciones personales cada persona tiene contacto con personas con un nivel diferente de conciencia. No se puede forzar el despertar sobre el colapso o decrecimiento a nadie, tiene que ser un proceso personal. Aún así, hay un cierto acuerdo en que es bueno sembrar semillas según el nivel de conciencia que se detecte en la otra persona.


Aunque en general no se ve bien la idea del líder clásico, sí que se reconoce la importancia de ciertas personas en el proceso de desarrollo personal, y sí que se admite que estas personas o sus organizaciones puedan vivir con donaciones de su comunidad, si así lo creen necesario. En general, aunque el poder sentirse útil a los demás es una gran recompensa, tampoco pueden obviarse las necesidades individuales. 

La guerra cultural también es un proceso clave durante el colapso. Hay un lenguaje sutil en la comunicación audiovisual que el poder utiliza para fortalecer su legitimidad, es importante entender este lenguaje para usarlo a nuestro favor. Un mensaje importante a transmitir es que vivimos en un sistema interconectado y que debemos considerar el mundo natural como una parte de nosotros a la que hay que cuidar, y no explotar hasta su destrucción. La vida de todos depende de la salud de los ecosistemas globales, sin embargo para darse cuenta de esto hay que salir a la naturaleza y verlo por uno mismo, no sirve de nada que te lo cuenten.

.




A parte de todos estos temas pasamos un buen tiempo juntos. Nos bañamos en el pantano, paseamos por la vía verde, meditamos bajo los árboles. Por la noche tuvimos una visita guiada por Jérica, un pueblo muy bonito que empezó con asentamientos en el neolítico y que cuenta con mucha historia. Es habitual que los habitantes se reúnan para comer juntos en el exterior, y hay muchas macetas con plantas adornando las calles empinadas. Aprovecho para enviar un sincero agradecimiento a todos los participantes que han hecho posible este encuentro.

1 comentario:

  1. Me alegro mucho de que hayáis tenido este encuentro. Un abrazo a todos!

    ResponderEliminar