Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

lunes, 9 de junio de 2014

Comiéndonos el futuro

Cuenta el diario El País que el gobierno de España ha aprobado un Real Decreto a medida para que se pueda reabrir la central de Garoña, que llegaría así, si finalmente se reabre, a una vida útil de 60 años, aunque ¿quién sabe? quizás posteriormente se pida una nueva prórroga.

España tiene un exceso enorme de capacidad de producción de energía eléctrica. Las nefastas previsiones de la industria eléctrica española consideraban en sus escenarios un incremento constante de la demanda a ritmo de burbuja. Si hay infraestructuras de sobra para producir electricidad ¿cuál es entonces la racionalidad de la nueva puesta en servicio de una central nuclear tan antigua?

La teoría económica elemental, que cualquier ciudadano de a pie tiene en mente, establece que ante un exceso de oferta de este tipo los precios bajarán, y las empresas quebrarán. Eso ocurre en un mercado libre, como el de la vivienda. Nadie nos puede obligar a comprar un piso (aunque sí nos pueden obligar a rescatar a los bancos que han concedido créditos irresponsables para comprarlos a precio de oro), pero la energía eléctrica, al igual que el pan, es un bien muy distinto. Como el funcionamiento del sector eléctrico español es el de un oligopolio mal disimulado, cuanto mayor es el exceso de oferta sobre la demanda más suben los precios. Es lógico, cuanto menor es el mercado, menos posibilidades tienen estas empresas de obtener beneficios, y suben los precios para compensar su pérdida de ingresos. Lógico para sus accionistas, claro.

La lógica de la reapertura de Garoña es la misma. Una infraestructura amortizada hace tiempo, que produce a coste casi cero una electricidad que nadie necesita, pero que dará un nuevo balón de oxígeno a los accionistas de Endesa e Iberdrola. A igual precio para el consumidor, producir más barato dejará más beneficios en las arcas de estas empresas.

El ciudadano no sale perjudicado, salvo que haya un accidente, pero la energía nuclear es segura ¿verdad? Bueno, en mis cuarenta años de vida han ocurrido tres accidentes, Three Mile Island, Chernóbil y Fukushima, y aunque no tengo una bola de cristal para ver el futuro, es lógico pensar que habrá más. Habrá más porque no sabemos controlar la energía nuclear.

No sabemos controlar la energía nuclear y los tres accidentes son una prueba, como también lo es la cuestión de los residuos. Tras finalizar la vida útil de la central, las barras de combustible usado, que contienen los residuos de alta actividad, deben mantenerse en una piscina dentro de la propia central, donde se refrigeran y se controla su temperatura. No sabemos cuánto tiempo pasará hasta que estén suficientemente frías para que puedan ser confinadas en un almacén, sin necesidad de refrigeración, se estima que sesenta años, ni tampoco está claro cómo será ese almacenamiento geológico profundo donde deberán permanecer durante siglos. En Alemania llevan décadas debatiendo sobre la cuestión, y no está nada claro que el almacén escogido esté exento de problemas, y en EEUU han tenido que clausurar su proyecto ante la magnitud de la inversión necesaria, por encima de los 60.000 millones de dólares.

La realidad es que comenzamos esta aventura de la energía nuclear civil en junio de 1954, hace ahora casi sesenta años, sin saber hacia dónde nos conduciría. Se pensaba que se encontrarían soluciones sobre la marcha al problema de los residuos, pero no ha sido así. Seis décadas después no tenemos forma de eliminarlos, sólo podemos enterrarlos, pero ¿por cuánto tiempo y cuando cuesta? Ambas cuestiones parecen estar relacionadas.

Si sólo fuese la energía nuclear se trataría de un problema menor. En realidad hemos procedido de la misma forma con todo. Hemos gastado los combustibles fósiles pensando en un futuro sustituto, pero este no aparece. Hemos contaminado pensando que más adelante se podría arreglar, pero no podemos, y nos vemos obligados a negar la evidencia.

Nos hemos comido el futuro, como Saturno, hemos devorado a nuestros hijos.




Mejor dicho, nuestros padres se han comido nuestro futuro, y ahora la vía de escape es comernos el de nuestros hijos. Como una serpiente hambrienta, que se devora por la cola enroscándose sobre si misma, esperamos solucionar nuestros problemas.

Soluciones las hay, pero implican cambiar la sociedad, alumbrar una sociedad alternativa, que incluso podría ser mejor que la actual, pero no existe el consenso para ello, estamos demasiado alienados.


Los finlandeses parecen captar la esencia del problema, han construido su almacén nuclear con la ayuda de antropólogos y teólogos. Pero, ¿no es este un problema de geología e ingeniería? Sí, pero siendo coherentes, los finlandeses quieren diseñar el almacenamiento para los 100.000 años durante los cuales se mantendrá la alta actividad de los residuos, y han supuesto que nuestra civilización desaparecerá mucho antes. El papel de los antropólogos y teólogos es diseñar símbolos que disuadan a los futuros humanos de acercarse al lugar. Al fin y al cabo, quien devora a sus hijos sólo puede esperar que desaparezca su estirpe.

20 comentarios:

  1. Gracias Jesús, por tocar este tema. La verdad es que es lo de siempre, externalizar costes es un gran negocio. Me contaba el otro día una historiadora que, realmente nos salvo la crisis de los 70, porque el lobbi usa-alemán presionó y de qué forma por construir muchas más centrales nucleares entonces.

    En lo personal, solo puedo decir que aguas abajo algunos estamos muy preocupados con esta reapertura, aunque los medios, la mayoría escasamente tocan el tema y lo silencian. Y como decia un articulista, de lo poco decente, con la que está cayendo y con el miedo que hay, cuanlquiera está para veleidades ecologistas. Son una máquina y un peligro público.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alberto,

      Un nuevo disparate, que espero no tenga consecuencias graves.

      En mis tiempos di dos cursos de ingeniería nuclear, y luego algunos temas sueltos de protección radiológica (en aquella época, se daba en 5º y 6º de la especialidad de "Energía y combustibles" de la Ing. de Minas). Lo curioso es que nos daba la asignatura un maestro que no podía contener que se escurriese un hilo de babilla por un costado de la boca. No tenía mandíbula, y le habían insertado una especie de prótesis. A pesar de ello nos vendía las grandes virtudes de la energía nuclear. El sueño de la razón produce monstruos.

      Nos lo creíamos, en aquella época estábamos asustados, como ahora, pero un poco más. Queríamos encontrar trabajo e integrarnos, los que venían de "cuna", con familia ingenieril, lo tenían fácil, yo no tenía las cosas tan claras. Pero vino la burbuja y nos ayudó.

      Ahora soy mucho más consciente, me he dado una ducha de realidad en los últimos cuatro años, y miro hacia atrás sin comprender aquella disonancia cognitiva pasada.

      Está claro que hacemos todo igual, externalizamos costes o los diferimos hacia el futuro, y así las cuentas parece que cuadran, para unos más que otros. Quiero ser optimista y pensar que estamos cerca de lograr una masa crítica disruptiva.

      saludos,

      Eliminar
  2. Impresionante lo de Finlandia. Un pavoroso signo de la irracionalidad del presente.

    Hace unos días ha llegado a Europa el primer barco con petróleo procedente de las arenas bituminosas de Canadá, esas que requieren una deforestación masiva previa. Con este otro aldabonazo entramos en la que se ha llamado "la tercera era del carbono" justo cuando mayores son las alarmas por el calentamiento climático. Todo sigue igual pero la sangre que lo alimenta ya no es la misma, aunque no lo notemos. Desconectados del origen natural de las cosas, es como si la carne que llega servida en plato empezara a ser humana y nos volviéramos caníbales (de nuestros nietos) sin apenas darnos cuenta. ¿Hasta cuándo toleraremos que una élite económica nos mantenga sometidos a la dictadura del crecimiento?
    (Yo también creo que hay posibilidades de salir de esto, aunque de momento no hay voluntades susficientes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Ecora,

      Lo de Onkalo, (el agujero, el escondite) está reflejado en un documental, Into Eternety.

      https://www.youtube.com/watch?v=7MeRc-MGvzg

      He visto sólo 10 minutos, pero tiene buena pinta.

      Cien mil años es 20 veces eso que llamamos "la historia de la humanidad", el periodo del que tenemos registros escritos.

      salud y bienvivir,

      Eliminar
  3. Gracias por el enlace.

    Esta historia ya se puede menear: http://www.meneame.net/story/comiendonos-futuro

    ResponderEliminar
  4. Minero_silicótico_perdido4 de septiembre de 2015, 9:58

    Hola, me ha encantado leer este texto, que se ve que está redactado por una persona muy pensante. Sin embargo pienso que se dejan muchos cabos sueltos.
    Sobre los residuos del combustible, ¿dónde dejamos los que tenemos ahora, seguimos contruyendo pequeños ATIS al lado del recinto de las centrales? ¿Los mandamos a Francia que están deseosos de reciclar y de pillar algo de plutonio de paso?
    Si Alemania o Finlandia han entendido el mensaje, ¿cuál es el mensaje que ha entendido Rusia, China, EEUU, Bulgaria, Rumanía, Reino Unido, Francia....?
    Si el combustible gastado que se saca del reactor está tan caliente que no se sabe cuando se va a sacar de las piscinas, ¿por qué cuando pasa un tiempo se guardan en ATIs "secos", pegados a las centrales?
    Si Garoña está amortizada, con lo cual el beneficio es inmediato, ¿por que sugieres que no hay que ponerla en funcionamiento de nuevo y en su lugar sí otras que aún no lo están? ¿Por qué planteas el cierre de las plantas nucleares por la sobrepotencia instalada en España (posterior a las nucleares) y no las plantas de carbón (que esas matan cosa fina o gas que nunca entraron en funcionamiento?
    ¿Estarías de acuerdo con la erradicación de cualquier práctica industrial y médica que esté basada en el uso de radiaciones o solo las industriales para generar electricidad?
    ¿Por qué hablas solo de las cosas malas de la energía nuclear? Algo bueno también tendrá, no? Claro que sí.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Minero,

      En efecto, cabos sueltos tiene que haber puesto que esto es sólo un artículo, y no una investigación criminal.

      "Sobre los residuos que tenemos ahora". El artículo no pretende contestar a esa pregunta, sino denunciar que se inició la construcción y operación de las centrales sin tener esa cuestión resuelta. Ese es el núcleo de la argumentación, eso no se debería haber hecho.

      "Cual es el mensaje que ha entendido Rusia, China..." Ni idea, pregúntale a ellos,

      "Si el combustible gastado está tan caliente..." Entiendo que has encontrado un error en el artículo ¿es así? Nadie es perfecto, si hay un error dilo.

      "Si Garoña está amortizada". Es evidente. Es una central que se paró, y se paró por algo, por exceder con mucho su vida útil. En un país con exceso de oferta de electricidad ¿a quién beneficia aumentar la oferta con centrales más viejas que la humedad? Me extraña que se le escape la respuesta.

      "Estarías de acuerdo con la erradicación" Evidentemente no. Reunir cobalto radioactivo para ponerlo en una máquina e irradiar a la gente con el fin de curarla no me parece mal.

      "Por qué hablas sólo de las cosas malas" Porque las buenas son evidentes. Produce energía.

      Saludos

      Eliminar
    2. Minero_Silicótico_Perdido11 de septiembre de 2015, 20:01

      Hombre, tienes que ser mas critico con tu propio pensamiento, a no ser que te de miedo a llegar una conclusión a la que no quieres llegar. Tú último comentario revela que desconoces mucho de este asunto, la producción de energía no es el único beneficio. Sobre Garoña, las humedades y los demás paises te podría llevar la contraria hasta la última coma, pero sería mucho mas constructivo que te documentaras con fuentes como la sociedad reguladora americana, NRC, la asociacion de operadores WANO, Red Eléctrica Española.....fijate que no digo CSN porque argumentarás que están compraos.... Puedes documentarte, seguir el dogma izquierdoso o adornarlo todo con recursos literarios.

      Saludos

      Eliminar
    3. Buenas Minero,

      Yo soy crítico con mi pensamiento, lo soy, y diría que en exceso. Todas esas fuentes que das me parecen estupendas, pero por ahorrarnos tiempo ¿por qué no nos explicas en que contradicen el artículo? Muchas gracias.

      un saludo,

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Minero_Silicótico_Perdido15 de enero de 2016, 0:56

    En todo, tío, das información sesgada, todo tu texto al completo, solo bebes de fuentes de la misma dirección ideológica repletas de juicios de valor. No te voy a ahorrar tiempo, ahórrame tiempo tú a mi, ahí tienes muchas referencias técnicas e ingenieriles (por cierto, me faltaba también la EPRI), adopta un papel activo y documéntate, compara, relativiza, absolutiza, conoce, que no vale ser antinuclear porque digas que me has preguntado y no te he respondido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Minero,

      No veo ahí nada que refute lo que se expone en el artículo.

      un saludo,

      Eliminar
  7. Minero_Silicótico_Perdido19 de enero de 2016, 23:07

    ¿Pero donde has mirado, alma de cántaro?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. En Fukushima no hubo ningún accidente nuclear. Los 18000 muertos fueron a causa de un tsunami: Unos murieron en sus coches, otros andando, otros en sus casas, otros en sus trabajos o en sus barcos. Ninguno en las nucleares, que también resultaron afectadas, pero aguantaron sin producir víctimas. Otra cosa hubiera sucedido si en lugar de prejuzgar las nucleares, se cuidara la construcción de edificios que no aguantan, de las infraestructuras públicas y privadas, de la protección de los puertos, etc. y de la ubicación de las casas donde realmente se produce la catástrofe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Adrian,

      ¿En serio? Quién lo diría, 160.000 personas fueron despalzadas de sus casas por una conspiración del gobierno.

      Los tsunamis y los terremotos son muy dañinos, y es evidente que debemos protegernos contra ellos. Ello no implica que debamos evitar complicarnos la vida haciéndonos daño con nuestras propias creaciones.

      Más de mil personas han muerto ya por el accidente de la central, en 2013 moría una cada día, es de suponer que estaremos ya por 2.000 personas

      http://www.europapress.es/epsocial/fundaciones/noticia-persona-muere-cada-dia-aun-hoy-consecuencia-accidente-central-nuclear-fukushima-japon-20131028162944.html

      Más de cien mil personas fueron desplazadas, muchos todavía no han vuelto, y los niveles de cáncer son elevados

      http://www.activistpost.com/2015/10/for-the-first-time-japan-finally-admits-fukushima-radiation-caused-a-former-workers-cancer.html

      Los daños reales son imposibles de cuantificar ¿Cómo saber si alguien muere en California por comer pescado contaminado? ¿Te parecen pocos daños? ¿Necesitamos más dolor? Tu comentario me resulta bastante extraño, la verdad.

      un saludo,

      Eliminar
  9. Minero_Silicótico_Perdido8 de abril de 2016, 2:12

    Madre mía, Jesús, no tienes ni idea de lo que hablas!Tu tendencia a la erudición no convierte lo absurdo en verdades. Si la prensa es tu fuente de documentación, estás perdido. Por Dios, ¿qué ingeniero habla con una precisión tal para decir que los terremotos y los tsunamis son dañinos y hablar de "niveles de cancer"? Macho, que eres ingeniero!!
    A la primera pregunta de tu último párrafo, el tipo de cáncer en muchas ocasiones da pistas sobre su causa. A la segunda pregunta, no son pocos daños, pero a ver cómo logras que la corteza terrestre no se mueva y que las placas tectónicas dejen de friccionar de una maldita vez y de causar muerte y destrucción. Sobre si necesitamos más dolor, no, no lo necesitamos, ni nucho ni poco, nada.
    Ahora que lo pienso... Mira, te veo en numerosas ocasiones comentando noticias en prensa online, y por lo que leo me da por pensar que realmente adaptas tu discurso al más ignorante del público, al que realmente puedes engañar con un lenguaje aparentemente nutrido para dar la impresión de librepensador y entendido en todas las materias, pero se te caza. Supongo que tienes que ver con el negocio "ecologista" o el exceso de izquierdismo te impide ser una persona más plena y ver cosas con puro sentido critico, no con sentido dogmático.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Minero, intenta evitar la descalificación y trata de argumentar. Sí, alguna idea tengo de lo que hablo, y sí, los tsunamis son dañinos, al igual que los terremotos, y sí, los niveles de cáncer entre la población cercana a la central son altos, y sí, 160.000 personas han sido desplazadas de la zona y no han vuelto ¿algo que comentar sobre eso? Sí, tengo la costumbre de comentar las noticias en El País, y sí, a veces el comentario se hace en cinco segundos, no le doy importancia, y no, no trato de engañar a nadie, trato de argumentar, a veces me equivocaré, como todo el mundo. En concreto ahora hablamos de mi última respuesta a los comentarios de este post y del contenido del artículo ¿algo que añadir sobre ello?

      Eliminar
  10. Minero_Silicótico_Perdido22 de abril de 2016, 21:27

    Mi argumento es que lo que dices es simplemente falso o absurdo, revelador de desconocimiento. Te he citado fuentes de información que implica hacer el esfuerzo de leer y te lo has pasado por el arco del triunfo. Solo me queda que añadir que tengas un buen paseo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La descalificación no es un argumento. Respecto a las fuentes, las he leído con el detenimimiento que me permite el poco tiempo disponible, y no he observado nada que refute lo aquí expuesto. Si tú que conoces los documentos con más detalle ves algo que a mi se me escapa, te ruego lo expongas para contribuir al debate y que aprendamos todos.

      saludos,

      Eliminar