Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

domingo, 23 de septiembre de 2018

De como 10 años de crisis se convierten en una estafa

La crisis financiera detonada a partir de 2007 ha resultado en un tremendo golpe para las economías de los países y de las familias, así como una sustancial merma de los derechos a servicios públicos fundamentales de calidad de los ciudadanos, por culpa de recortes en gasto público como en sanidad y educación. Hay que añadir la reducción de poder adquisitivo de la ciudadanía y la precarización laboral como problema estructural.

Estos “ajustes” que nos han constreñido durante estos 10 largos años, puesto que eran la solución y salida del atolladero, han sido aplicados en forma de reformas de leyes laborales, ajustes de gasto y déficit públicos, leyes mordaza... Sin embargo, mientras la mayoría sufre el impacto de esta crisis, y ve como se esfuma el estado de bienestar, aumentan las fortunas de unos pocos, de forma que se puede calificar este proceso de “recuperación” como una estafa. Este es un proceso de recuperación que, a poco que se mire, cualquiera puede darse cuenta que tiene las patitas muy cortas. Solo con ver el crecimiento de la deuda española hasta pasar del 100% del PIB, algo inabarcable por nuestra economía.






Y si esto es así (que lo es), ¿en que lugar queda un gobierno que presupuesta en defensa mas del doble que en educación y sanidad juntas? (estas cifras en educación y sanidad son el gasto de los PGE, faltarían los gastos correspondientes a las comunidades autónomas)(*), pues en un gobierno que quiere aplicar un ferreo control social mediante la represión...


...En un país, además, que está alimentando un "lucrativo" mercado de armas que nutren las guerras que asolan el globo, haciéndonos co-responsables del drama de millones de personas que mueren, o se lanzan a una situación de vida o muerte cruzando un desierto o el Mediterráneo en una patera.


También en un país cuyos gobiernos se han dedicado a mercantilizar los derechos fundamentales como la educación y sanidad, potenciando los beneficios de empresas e inversores privados, en estos sectores, mediante el abandono de la inversión pública.


La vergonzosa evasión fiscal de las grandes fortunas hace que alrededor de 125.000 millones de euros se nos escapen ocultos en cloacas fiscales al estado español. 

Por este mismo motivo la pérdida de impuestos de la Unión Europea asciende al billón de euros. A nivel internacional la cantidad de dinero oculto en estas cloacas fiscales ha aumentado un 45% entre 2008 y 2016. En España aumentó un 205% entre 2013 y 2014. 

Ingentes cantidades de fondos públicos para rescatar autopistas (estimado en 2.000 millones) , bancos (60.600 mill.), el proyecto Castor (1.700 mill.). El BBVA ha recibido mas de 9.000 mill. de ayudas públicas a pesar de mantener 52 filiales en cloacas fiscales y evitar contribuir. Banco Sabadell (con 14 filiales en cloacas fiscales) recibió más de 5.000 mill.), etc...



https://www.publico.es/economia/gran-banca-no-tributado-euro-beneficios-estallo-crisis.html














...Y todo este panorama aderezado con un taladrante discurso de: "hay que ser realistas, no podemos subir las pensiones, porque eso hay que pagarlo, y no hay de donde. Pensad en haceros un plan privado si eso...









Luego está,...lo otro..., verás, te vas a reir, pero es que no nos han contado una cosilla importante,... se les ha debido pasar...


...Y es que, por mucho que los fundamentalistas nos dan posibles "soluciones" para las crisis desde la pseudociencia de la economía, todas estas directrices paridas dentro del marco de las reglas capitalistas del "crecimiento" son del todo ficción.

Este "crecimiento" implícito, y eje fundamental del sistema capitalista es algo tan etéreo y fantástico como la resurrección de los muertos, la levitación y la construcción alienígena de las pirámides.

Mientras vivamos en un planeta limitado en recursos y en la capacidad de absorber la generación de residuos y destrucción del medio que nos mantiene vivos y sanos (es decir: siempre), no se podrá "crecer" de forma ilimitada.

Una solución tecnológica para mantener las reglas del juego, a pesar de la merma de recursos, contaminación extrema y consecuente cambio climático, resulta bastante irreal, cuando toda nuestra tecnología está basada en la extracción de más recursos.

















 

http://earthenginepartners.appspot.com/science-2013-global-forest?hl=es&llbox=78.1%2C-65.9%2C177.6%2C-174&t=ROADMAP&layers=10%3A100%2Clayer9%3A100%2C6%2Clayer12%2Clayer0%2C3%3A100


La enfermiza carrera por dejar atados el máximo de tratados internacionales de comercio e inversión no es sino una desesperada forma de seguir extrayendo plusvalías de exprimir las democracias, derechos y los servicios públicos de los ciudadanos, y darle una patada adelante al problema.

Estos tratados aportan herramientas legales a las multinacionales para asegurarse los beneficios económicos, herramientas para saltarse las "barreras" no arancelarias que limitan su comercio internacional.

Estas "barreras" no son otra cosa que leyes de protección la salud pública y el medioambiente (entre otras) y ante las cuales, las multinacionales, quedan exentas de su cumplimiento (no así las PYMES, que deben cumplirlas como no puede ser de otra forma)

El comercio bajo las condiciones de estos tratados de nueva generación suponen un terrible impacto sobre el ecosistema y la salud pública, puesto que se aceptan por todas las partes, los estándares medioambientales y de salud de los otros países, siendo en ocasiones prácticamente inexistentes.

Así pues, esta crisis ha resultado una oportunidad de oro para los grandes inversores de extraer riqueza de las entidades públicas con la excusa del "demasiado grande para caer" y de apuntalar sus cotos de negocio por encima de derechos fundamentales y las democracias.

La única solución a largo plazo que se me ocurre es un replanteamiento del sistema económico actual, abandonar la "logica" capitalista y comenzar a andar una senda de la racionalización de la producción, primando la reducción del impacto ecológico sobre el beneficio económico, el reparto de la riqueza, reducir los procesos de la globalización tomándolos como lo que son: la metástasis del capitalismo. Y no será ni fácil, ni rápido ni agradable, pero sí necesario.



(*) Fe de erratas:
Es importante aclarar que el peso de las partidas totales de Sanidad y Educación recaen, sobre todo, en las Comunidades Autónomas, siendo las mayores inversiones del estado español (PGE + presupuestos de las C.A.). También aclarar que el gasto en defensa tampoco está completo, faltarían gastos que se derivan a otras partidas (p.ej. industria) y los intereses de las deudas adquiridas desde el ministerio de defensa (ver tabla de "gasto presupuestado vs. liquidado").


lunes, 10 de septiembre de 2018

La odisea rural




Quiero comenzar este texto abriendo un poco el corazón, este es al fin y al cabo la raíz del problema que enfrentamos como sociedad. Llevo prácticamente dos décadas emboscándome en el retorno al campo, he visto, compartido y vivido de todo, y mas allá de los innumerables fracasos y derrotas, desencuentros, desamores y odios irracionales, que he vivido en mí y en la gente que me ha rodeado, si nuestro corazón camina de la mano de nuestra mente, siempre se saca algo bueno, enriquecedor y revitalizante de todo eso. Del dolor emergen las mujeres y hombres más fuertes, del desamor más preparados para cuidar y amar, del fracaso entendiendo mejor cuál es el camino para la realización personal, sin mascaras, decorados ni teatros innecesarios.

Las élites nos quieren divididos y escindidos, psicópatas fácilmente automatizables y controlables, títeres sin esencia, sentido, ni amor por nada, salvo por el fetichismo de moda implantado. El aprendizaje que he sacado por encima de todo, es básicamente que en la medida que nos cuidamos entre tod@s aumentamos de forma sinérgica nuestra capacidad de intervenir, actuar y cambiar nuestro entorno y realidad.

Ten paciencia amig@, el camino es largo y esta lleno de aventuras y amarguras maravillosas.


Hacia una recomprensión de nuestro papel en la Naturaleza

El cambio de paradigma es imparable y aunque desde luego ni las clases dirigentes, ni la ciencia, ni la sociedad en términos generales sean plenamente conscientes de esta necesidad, en todo el mundo existe un movimiento de recomprensión del papel que desempeñamos como gestores y creadores de ecosistemas, es un proceso arduo, siempre renovándose porque trabajamos con la Naturaleza, ¡demonios! ¡Somos Naturaleza!. Esto implica conocer el recorrido histórico que nos ha traído hasta aquí (pero este es un tema extenso para otro post) y partiendo de ese punto empezar a experimentar estrategias que resuelvan al menos localmente esta enorme problemática heredada. No podemos ni debemos seguir pasándole la pelota a la próxima generación, es más, como no afrontemos este reto ingente ya, es posible que no queden muchas generaciones después de la nuestra.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Los megarricos y los expertos ante el cambio climático. Entre la huida y la irresponsabilidad


1. Introducción.

Este pasado mes se han vivido unas temperaturas excepcionales en gran parte de Europa y en la península ibérica. Personalmente jamás había visto temperaturas de 35 grados en Barcelona y de 31 grados de madrugada… Parece que haya que aceptarlo como nueva normalidad y posiblemente vaya a peor.

En este artículo introduciremos como los megarricos plantean su adaptación al cambio climático, el rol irresponsable que la gran mayoría expertos juegan en la modelización del clima que luego debe apoyar la toma de decisiones públicas (camuflando incertidumbres y adoptando narrativas TINA y/o BAU, es decir de no haber una alternativa al discurso dominante o de seguir haciendo lo mismo.

Inicialmente preveía presentar el modelo integrado de los Plantery Boundaries o “Límites Planetarios” incidiendo en el indicador para cambio climático y el reciente artículo sobre el estado de procesos complejos en el clima y realizando una crítica de como el establishment científico de los IAM (Integrated Assessment Models) o modelos integrados que trasladan modelos biofísicos a modelos económicos y que juegan un papel de reducción de la incertidumbre que reduce el espacio de deliberación democrática. Dejaremos pues esas temáticas y una serie de consideraciones a modo de mejoras para un futuro artículo para centrarnos en:

1) Como algunas élites se "preparan" para supuestos eventos catastróficos
2) El rol fraudulento de los expertos en la investigación y comunicación del cambio climático
3) Las ramificaciones filosóficas a nivel civilizatorio que nos empujan a pensar casi siempre en soluciones mágicas y rápidas que no impliquen una transformación profunda hacia el bienvivir.

lunes, 27 de agosto de 2018

Usura, religión, modernidad y bienvivir



El 25 de abril del año pasado falleció, por desgracia, Stephen Zarlenga. Para la mayoría de nuestros lectores es un completo desconocido, pero creo que por su relevancia merece la pena dedicarle aquí unos breves párrafos.

En la página web del American Monetary Institute podemos leer algunas palabras que le dedican en su honor políticos, académicos y activistas de gran relevancia, entre ellos Steve Keen, uno de los más brillantes críticos actuales de la economía neoclásica. Para el académico australiano Zarlenga es un caso especial de investigador, activista y líder comunitario.



Por su parte Michael Hudson se preocupa por el destino de la obra de Zarlenga, indicando que sería necesario encontrar una difusión más amplia.

domingo, 19 de agosto de 2018

Los límites del crecimiento y de la opinión pública


Los límites del crecimiento fue un informe encargado al Instituto Tecnológico de Massachusetts por el Club de Roma y publicado en 1972, año en el que los problemas causados por el DDT, el plomo añadido a las gasolinas y la contaminación de los ríos llevaron a la celebración de la primera conferencia internacional sobre el medioambiente, la Conferencia de Estocolmo, que de forma un tanto retorcida se denominó oficialmente “Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Humano”. Las conclusiones del informe y libro son sencillas, no es posible el crecimiento infinito de los flujos de materiales, energía y residuos que produce la economía humana en un planeta finito. Y por ello tampoco lo es el crecimiento económico. Algo muy parecido han dicho recientemente 15.364 científicos de 184 países.

El informe, desarrollado por un equipo multidisciplinar y liderado por una biofísica y científica ambiental especializada en dinámica de sistemas recibió duras críticas por parte de los economistas, y si bien no cayó en el olvido, quedó desprestigiado para las élites políticas, económicas y culturales. Tal y como cuenta Hugo Bardi en “Los límites del crecimiento retomados”, el debate no fue muy limpio, se publicaron críticas en revistas académicas que malinterpretaban el informe, sin permitir posteriormente la réplica en la misma publicación. Resulta preocupante que uno de los economistas implicados en el debate fuese William Nordhaus, que posteriormente alcanzó puestos de gran responsabilidad dentro del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, estimando de forma banal las repercusiones monetarias del calentamiento global.

El debate permanecería medio dormido más de 25 años, hasta que, en 1998, Colin Campbell y Jean Laherrère, dos geólogos especializados en el campo del petróleo publicaban en Scientific American un artículo titulado El fin del petróleo barato. La afirmación expresada en el título era tremendamente osada en un momento en el que el petróleo cotizaba a 14 dólares el barril, pero acertó de pleno y el petróleo multiplicó por diez su precio en tan solo 10 años, alcanzando los 150 dólares barril en el año 2008.

¿Cómo lo hicieron? Se basaron en el modelo creado por Marion King Hubbert, que establecía que la producción de un determinado campo de petróleo seguía una curva en forma de campana, con una fase de ascenso rápido hasta alcanzar un máximo o pico de producción, y posterior descenso.

Fuente: wikipedia

Esta curva tiene la característica de que la suma de varias (o muchas) curvas parecidas es también una curva con la misma forma, en consecuencia, la suma de la producción de muchos campos de petróleo también tendrá un pico. Campbell y Laherrère estimaron con acierto el cénit global de petróleo crudo, pero a partir de 2008 comenzó a incrementarse de forma notable la producción de petróleo no convencional. Este incremento ha dejado en mal lugar la muy acertada, hasta ese momento, predicción de producción de petróleo en EEUU realizada por Marion King Hubbert en 1956.

domingo, 12 de agosto de 2018

No pienses en una guerra comercial


Suenan “trumpetas” de guerra en las secciones de economía de los principales medios de comunicación de nuestra querida piel de toro. El anuncio de la administración Trump de la imposición de aranceles a las importaciones de aluminio y acero de Estados Unidos ocasionó un buen puñado de titulares y artículos de opinión encabezados por el grueso sintagma “guerra comercial”. El erizo se hizo bola al sentir una brizna de aire. Luego sabríamos que esto era tan sólo una zanahoria para que Europa renuncie a ser crítica con los aranceles a China, pero parece que en este terreno hacen gala de una sensibilidad notablemente acusada. Nada que ver con la piel gruesa de la que se revisten ante las violaciones de los derechos humanos: torturas, espionajes o intimidaciones para evitar la libertad de expresión. Pero en esta ocasión no son los medios los únicos culpables, tecnócratas europeos como Juncker y Draghi enmarcaron la cuestión de los aranceles de la misma forma que los medios de comunicación.



Fue George Lakoff, lingüista y científico cognitivo quién nos advirtiera en su célebre libro No pienses en un elefante de la importancia de los marcos en la comunicación. Enmarcar es crear una estructura narrativa que activa estructuras mentales inconscientes que condicionan nuestro comportamiento y nuestras decisiones. No pensar en un elefante, era un mensaje para los demócratas, que debían dejar de aceptar los marcos propuestos por los republicanos. Un ejemplo, tomado del propio libro, ilustrará la cuestión:

Hay un fenómeno que probablemente hayas observado. En televisión los conservadores utilizan solamente dos palabras: alivio fiscal, mientras que los progresistas se enfrascan en una larga parrafada para plantear su punto de vista. Los conservadores pueden apelar a un marco establecido: por ejemplo, que los impuestos son una desgracia o una carga, lo cual les permite decir esa frase de dos palabras: alivio fiscal. Pero en el otro lado no hay ningún marco establecido. Se puede hablar de ello, pero supone un cierto esfuerzo porque no hay ningún marco establecido, ninguna idea fijada ya ahí a mano.

domingo, 5 de agosto de 2018

Rumbo de colisión


El pasado 13 de noviembre se publicaba en la revista BioScience un artículo que recogía la actualización de la “Alerta de los científicos del mundo a la humanidad”, un manifiesto firmado hace 25 años por 1700 científicos incluyendo la mayoría de los premios nobel vivos. En esta ocasión la segunda advertencia lleva la firma de 15364 científicos de 184 países.

La advertencia es preocupante, ya que las tendencias que se pusieron de manifiesto hace 25 años no se han detenido, ni siquiera frenado. El agua dulce disponible por habitante se ha reducido un 26,1%. La captura de peces se ha reducido un 6,4% (bastante más desde su máximo posterior a 1992) no por un esfuerzo de conservación, sino porque no hay disponibilidad del recurso. El número de zonas muertas en ecosistemas acuáticos ha aumentado un 75,3%. La superficie forestal ha disminuido un 2,8%. La abundancia de vertebrados ha disminuido un 28,9%. Las emisiones de CO2 han aumentado un 62,1%, y la diferencia de temperatura respecto a 1960 un 167,6%. La población de humanos ha aumentado un 35,5%, y la de ganado un 20,5%.


El mensaje que se deriva de estos datos es simple, hay que cambiar de rumbo para prevenir “un deterioro generalizado de las condiciones de vida humanas”, pronto será demasiado tarde ya que nos quedamos sin tiempo.