Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

miércoles, 17 de octubre de 2018

El rapto de Europa.


                
                                                             El rapto de Europa. Martin de Vos (1590)[1].



Como prometía en el último programa de Ampliando el debate, “¿Es el comienzo del fin de la era del dólar?”[2], vendría algún escrito sobre la actualidad europea (una vez aclarara unas estadísticas respecto a Francia).

Desde un principio he mantenido la perspectiva de estabilidad y bajo crecimiento en los principales países del euro (Alemania, España, Francia, Grecia, Portugal y la Benelux) a excepción de Francia. No obstante, a raíz de un cambio bastante radical en la metodología estadística en mayo de 2018[3], las perspectivas para el país galo pasan a ser también de estabilidad y bajo crecimiento, en resumen, se encuentra lejos de estar en una situación insostenible en el tiempo[4].


En “La teoría económica basura en la Europa divergente. La trampa del crecimiento”[5] (artículo del cual éste es una continuación), explicaba cómo el euro no ha llevado a los países hacia una mayor convergencia, sino que el desarrollo de éstos ha sido oscilante, al agudizar la moneda única lo que he denominado “trampa del crecimiento”[6].

Sin embargo, es común el error, en gran parte por herencia histórica[7], de ver en la Unión Europea y sobre todo el euro el camino correcto a la salvación[8], a pesar de que el euro posiciona a los países del sur de Europa en desventaja respecto a Alemania, dado que como institución supranacional que pretende ser neutral tiende ante países asimétricos a no paliar sus diferencias, sino más bien incrementarlas[9].

     

martes, 9 de octubre de 2018

¿Donde nos lleva el transporte?

Después de décadas de que grupos ecologistas y movimientos sociales lleven predicando en el desierto los problemas de las emisiones de gases nocivos a la atmósfera, por fin (y cuando ya no pueden ocultar el obvio cambio climático y los problemas de salud de la población que van en aumento), las autoridades parecen querer ponerse manos a la obra, y como siempre, tarde y de forma insuficiente.




 





Puede apreciarse que los datos de emisiones de Óxido de Nitrógeno de los turismos de gasolina fueron muy superiores a los de las recientes medidas de emisiones N2O de los diesel, mientras que las de CO2 de los diesel ya han superado con mucho las de los gasolina en sus épocas mas elevadas (más abajo puede verse la reducción de coches Gasolina a la par que aumenta el parque móvil diesel).






El medio de transporte de emisiones mas reducidas es el ferroviario, a pesar de ser el medio en que mueven mas personas después de las carreteras. Además está infrautilizado como medio de movimiento de mercancías

Una clave fundamental reside en la reducción de emisiones tras la última gran crisis económica. Deberíamos obtener una enseñanza vital en el hecho de que cuando el comercio (tal y como lo concebimos), se va al traste, el planeta respira aliviado.
Enfrentar la fuente de los problemas con valentía y un cambio radical de filosofía en cuanto a movilidad (consumo, por supuesto) y transporte sería, a la larga, más eficaz para minimizar emisiones que los parches que no son sino un "vamos a hacer que parezca que hacemos algo" y una patada adelante al problema.

____________


Volveremos a ver como dirigentes mundiales y sus séquitos de seguridad y prensa se cogen unos jets privados para cruzar medio mundo, dejando una estela de porquería, hacerse una foto (en la próxima cumbre por el clima) pintando la mona, para que los medios masivos de desinformación la vistan de seda, y nos intenten colar lo mucho que están trabajando para proteger el medioambiente,... 
¡pintad la mona por skype necios!

Fuentes:
 

viernes, 28 de septiembre de 2018

Hambre: las tendencias de progreso se han roto


En la segunda década del siglo XXI, mientras no paro de leer en Facebook artículos sobre visionarios como Elon Musk, y sobre nuevas maravillas tecnológicas que nos conducirán (por fin) al jardín del edén del que fuimos expulsados, delante de nuestras narices esa narrativa de progreso se resquebraja, aunque parece que la mayoría se niega a aceptarlo. Por tercer año consecutivo el número de hambrientos ha aumentado en el mundo.



Las tendencias de las últimas décadas son preocupantes, ya a partir del año 2008 se observa que el ritmo de disminución de las personas subalimentadas se hace más lento, hasta que en el año 2015 este número comenzó a subir, primero muy tímidamente, para repuntar con fuerza en los años 2016 (19,8 millones) y 2017 (se estima que serán 16,6 millones).

Más preocupante todavía resulta que este fenómeno se encuentra relacionado (según el informe de la FAO El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018) con la pérdida de servicios medioambientales que nos prestan los ecosistemas del planeta, en concreto con el cambio climático. Los desastres extremos relacionados con el clima están aumentando.



De ellos, la sequía es la más destructiva para la producción agrícola.



Pero hay que tener mucho cuidado con el calor extremo, porque las olas de calor están provocando que se pierda fuerza de trabajo, siendo especialmente preocupante la reducción en países densamente poblados y vulnerables como la India.



La consecuencia más visible para los países industrializados, que de momento no se ven afectados por la hambruna (aunque evidentemente el porcentaje de ingresos destinado a la alimentación comenzará a subir de forma exponencial en breve) es ver como los refugiados climáticos se agolpan en sus fronteras.



Son ya 158 millones de personas las desplazadas por catástrofes climáticas hasta 2014, es decir, sin incluir los años malos de hambruna, 2015-2017, que coinciden con el fenómeno El Niño más virulento de la historia, con records de temperatura batidos por todo el globo. Esos refugiados climáticos son un riesgo, porque dado su ingente número, en continuo ascenso, no parece materialmente viable acogerlos en regiones climáticamente más seguras. Sin embargo, mantenerlos en la frontera supone negar los principios democráticos por los que se rigen esas sociedades industrializadas, dado que todos sabemos que son personas inocentes e indefensas ante unas circunstancias adversas que no han creado ellos. Es urgente ir poniendo en práctica medidas que permitan mitigar de la forma más eficiente este grave problema que, de permanecer impasibles, se va a ir agolpando en nuestras fronteras.

La situación comienza a ser extremadamente preocupante y el futuro se adivina desolador, porque como relatábamos en nuestro artículo La muerte del océano, pese a que la gran mayoría de la población cree que en único problema medioambiental importante es el cambio climático, en realidad estamos realizando una serie de afecciones sobre el planeta que nos están llevando a cruzar umbrales de seguridad, según el ampliamente aceptado por la comunidad científica modelo de los Límites planetarios


Es evidente que vamos a seguir perdiendo servicios medioambientales, no sólo la regulación del clima, ya que la tendencia a dañar y destruir ecosistemas continúa imparable, es más, se puede decir que está acelerándose, mientras el sistema, y la población, es incapaz de plantear alternativas viables que vayan más allá de pequeños cambios tecnológicos, de escaso impacto (como argumentamos aquí, aquí, aquí y aquí) como el coche eléctrico.

Resulta dramático que el número de personas que pasan hambre crezca mientras al mismo lo tiempo lo hace la obesidad.



Llevada en volandas por unos hábitos alimenticios creados por la industria de la alimentación, y que son tan nocivos para nosotros como individuos, como para el planeta. Parece que es hora de pensar fuera del marco convencional establecido, se agota el tiempo.

martes, 25 de septiembre de 2018

Nuestra alimentación no es de “asuntos exteriores”


Miles de consejos nutricionales y docenas de propuestas de dietas están inundando la red desde hace años. La mayoría motivadas puramente en maximizar ventas de los productos con los que se compone dicha dieta. Lo que destaca es que casi siempre van acompañadas de consejos de consumo de productos específicos que son altamente procesados como los alimentos funcionales, suplementos alimenticios, los mismos medicamentos o productos light. La fabricación de estos productos específicos es compleja y procesada a base de materia prima de producción incluso ecológica, pero nada sostenible. Nos encontramos en un océano de interpretaciones de estudios científicos cuyos orígenes son ocultos, cuyos métodos son cuestionables.

Ante este caótico escenario de información mal procesada, de medias verdades y casi mentiras o a veces mentiras completas, para un consumidor medio sin formación en nutrición y bioquímica es imposible encontrar un hilo que seguir. La avalancha de conceptos contradictorios y consejos con trasfondo de interés de venta ya no es manejable para la mayoría. Esto abre puerta y portería para el charlatán de turno, el mentiroso estafador y el capitalista sin escrúpulos. Nos encontramos indefensos y desorientados ante tal cúmulo de conceptos y propuestas. Pues el marketing de hoy está muy desarrollado con el fin de crear un nuevo “sentido común”. Si, el sentido común no es algo que exista independiente de nuestro conocimiento y entorno, pero esto lo aclaramos en otro artículo ya que entra en esferas de filosofía de la lengua. El marketing de hoy es una cuasi-ciencia que ha desarrollado técnicas muy invasivas para crear realidades nuevas. Estas técnicas son por ejemplo el nudging,  pero sobre todo la moralización de una decisión de compra. Esta última sirve para legitimar la compra a nivel personal y crear el relato adquirible sobre uno mismo “yo siempre he sido muy de...”.

Es hora de recuperar el dominio y las habilidades en nuestras cocinas domésticas. La vía de escape de esta guerra de oportunistas, cuyo lucha competitiva causa daño colateral a nuestra salud, es recuperar la autoridad y la autonomía en nuestros fogones. Volver a ser reyes de nuestras ollas y reinas de las planchas y sartenes. Hábiles y precisos con cuchillo y pelador. Imaginativos en la distribución ergonómica de la cocina. Lógicos en la arquitectura de su amueblado y aparatos. Capacitados con un paladar que puede desarrollar un juicio objetivo sobre un plato y su manera de cocción, su valor nutritivo y su sabor conseguido.

El sistema digestivo es, como el ser humano en su integridad, un ser muy adaptable a muchas formas de vivir y comer. Digo  “un ser” porque se compone de un conjunto funcional de unos treinta mil millones de bacterias. Estas metabolizan todo lo que entra por la boca, tanto lo malo como lo bueno y  transforman la gran mayoría de los nutrientes a un formato que permite mantener sano y con vida el huésped que les alberga, el cuerpo y la mente del ser humano.

Mi sueño, y desde mi punto de vista la única solución, es que volvemos a gestionar y planificar una cocina doméstica sostenible, con baja cantidad de deshechos y cero alimentos en la basura. La cuestión no es tanto como conseguir una dieta equilibrada y variada a todo coste y por tanto comprar los productos más variados, exóticos y nutritivos, sino cómo planifico mi cocina en casa con productos exclusivamente frescos y de temporada. Excepto los productos conservados con métodos de deshidratación o fermentación como son los frutos, el yogur y queso, el jamón, el bacalao y muchos más. Hemos de conseguir que la gestión de la cocina doméstica cause placer, satisfacción y autoestima. Autoestima porque no hay nada más en el mundo que genere una sensación de competencia social, autonomía de vida y estabilidad emocional que poder cocinar para un buen grupo de amigos o familiares.



domingo, 23 de septiembre de 2018

De como 10 años de crisis se convierten en una estafa

La crisis financiera detonada a partir de 2007 ha resultado en un tremendo golpe para las economías de los países y de las familias, así como una sustancial merma de los derechos a servicios públicos fundamentales de calidad de los ciudadanos, por culpa de recortes en gasto público como en sanidad y educación. Hay que añadir la reducción de poder adquisitivo de la ciudadanía y la precarización laboral como problema estructural.

Estos “ajustes” que nos han constreñido durante estos 10 largos años, puesto que eran la solución y salida del atolladero, han sido aplicados en forma de reformas de leyes laborales, ajustes de gasto y déficit públicos, leyes mordaza... Sin embargo, mientras la mayoría sufre el impacto de esta crisis, y ve como se esfuma el estado de bienestar, aumentan las fortunas de unos pocos, de forma que se puede calificar este proceso de “recuperación” como una estafa. Este es un proceso de recuperación que, a poco que se mire, cualquiera puede darse cuenta que tiene las patitas muy cortas. Solo con ver el crecimiento de la deuda española hasta pasar del 100% del PIB, algo inabarcable por nuestra economía.






Y si esto es así (que lo es), ¿en que lugar queda un gobierno que presupuesta en defensa mas del doble que en educación y sanidad juntas? (estas cifras en educación y sanidad son el gasto de los PGE, faltarían los gastos correspondientes a las comunidades autónomas)(*), pues en un gobierno que quiere aplicar un ferreo control social mediante la represión...


...En un país, además, que está alimentando un "lucrativo" mercado de armas que nutren las guerras que asolan el globo, haciéndonos co-responsables del drama de millones de personas que mueren, o se lanzan a una situación de vida o muerte cruzando un desierto o el Mediterráneo en una patera.


También en un país cuyos gobiernos se han dedicado a mercantilizar los derechos fundamentales como la educación y sanidad, potenciando los beneficios de empresas e inversores privados, en estos sectores, mediante el abandono de la inversión pública.


La vergonzosa evasión fiscal de las grandes fortunas hace que alrededor de 125.000 millones de euros se nos escapen ocultos en cloacas fiscales al estado español. 

Por este mismo motivo la pérdida de impuestos de la Unión Europea asciende al billón de euros. A nivel internacional la cantidad de dinero oculto en estas cloacas fiscales ha aumentado un 45% entre 2008 y 2016. En España aumentó un 205% entre 2013 y 2014. 

Ingentes cantidades de fondos públicos para rescatar autopistas (estimado en 2.000 millones) , bancos (60.600 mill.), el proyecto Castor (1.700 mill.). El BBVA ha recibido mas de 9.000 mill. de ayudas públicas a pesar de mantener 52 filiales en cloacas fiscales y evitar contribuir. Banco Sabadell (con 14 filiales en cloacas fiscales) recibió más de 5.000 mill.), etc...



https://www.publico.es/economia/gran-banca-no-tributado-euro-beneficios-estallo-crisis.html














...Y todo este panorama aderezado con un taladrante discurso de: "hay que ser realistas, no podemos subir las pensiones, porque eso hay que pagarlo, y no hay de donde. Pensad en haceros un plan privado si eso...









Luego está,...lo otro..., verás, te vas a reir, pero es que no nos han contado una cosilla importante,... se les ha debido pasar...


...Y es que, por mucho que los fundamentalistas nos dan posibles "soluciones" para las crisis desde la pseudociencia de la economía, todas estas directrices paridas dentro del marco de las reglas capitalistas del "crecimiento" son del todo ficción.

Este "crecimiento" implícito, y eje fundamental del sistema capitalista es algo tan etéreo y fantástico como la resurrección de los muertos, la levitación y la construcción alienígena de las pirámides.

Mientras vivamos en un planeta limitado en recursos y en la capacidad de absorber la generación de residuos y destrucción del medio que nos mantiene vivos y sanos (es decir: siempre), no se podrá "crecer" de forma ilimitada.

Una solución tecnológica para mantener las reglas del juego, a pesar de la merma de recursos, contaminación extrema y consecuente cambio climático, resulta bastante irreal, cuando toda nuestra tecnología está basada en la extracción de más recursos.

















 

http://earthenginepartners.appspot.com/science-2013-global-forest?hl=es&llbox=78.1%2C-65.9%2C177.6%2C-174&t=ROADMAP&layers=10%3A100%2Clayer9%3A100%2C6%2Clayer12%2Clayer0%2C3%3A100


La enfermiza carrera por dejar atados el máximo de tratados internacionales de comercio e inversión no es sino una desesperada forma de seguir extrayendo plusvalías de exprimir las democracias, derechos y los servicios públicos de los ciudadanos, y darle una patada adelante al problema.

Estos tratados aportan herramientas legales a las multinacionales para asegurarse los beneficios económicos, herramientas para saltarse las "barreras" no arancelarias que limitan su comercio internacional.

Estas "barreras" no son otra cosa que leyes de protección la salud pública y el medioambiente (entre otras) y ante las cuales, las multinacionales, quedan exentas de su cumplimiento (no así las PYMES, que deben cumplirlas como no puede ser de otra forma)

El comercio bajo las condiciones de estos tratados de nueva generación suponen un terrible impacto sobre el ecosistema y la salud pública, puesto que se aceptan por todas las partes, los estándares medioambientales y de salud de los otros países, siendo en ocasiones prácticamente inexistentes.

Así pues, esta crisis ha resultado una oportunidad de oro para los grandes inversores de extraer riqueza de las entidades públicas con la excusa del "demasiado grande para caer" y de apuntalar sus cotos de negocio por encima de derechos fundamentales y las democracias.

La única solución a largo plazo que se me ocurre es un replanteamiento del sistema económico actual, abandonar la "logica" capitalista y comenzar a andar una senda de la racionalización de la producción, primando la reducción del impacto ecológico sobre el beneficio económico, el reparto de la riqueza, reducir los procesos de la globalización tomándolos como lo que son: la metástasis del capitalismo. Y no será ni fácil, ni rápido ni agradable, pero sí necesario.



(*) Fe de erratas:
Es importante aclarar que el peso de las partidas totales de Sanidad y Educación recaen, sobre todo, en las Comunidades Autónomas, siendo las mayores inversiones del estado español (PGE + presupuestos de las C.A.). También aclarar que el gasto en defensa tampoco está completo, faltarían gastos que se derivan a otras partidas (p.ej. industria) y los intereses de las deudas adquiridas desde el ministerio de defensa (ver tabla de "gasto presupuestado vs. liquidado").


lunes, 10 de septiembre de 2018

La odisea rural




Quiero comenzar este texto abriendo un poco el corazón, este es al fin y al cabo la raíz del problema que enfrentamos como sociedad. Llevo prácticamente dos décadas emboscándome en el retorno al campo, he visto, compartido y vivido de todo, y mas allá de los innumerables fracasos y derrotas, desencuentros, desamores y odios irracionales, que he vivido en mí y en la gente que me ha rodeado, si nuestro corazón camina de la mano de nuestra mente, siempre se saca algo bueno, enriquecedor y revitalizante de todo eso. Del dolor emergen las mujeres y hombres más fuertes, del desamor más preparados para cuidar y amar, del fracaso entendiendo mejor cuál es el camino para la realización personal, sin mascaras, decorados ni teatros innecesarios.

Las élites nos quieren divididos y escindidos, psicópatas fácilmente automatizables y controlables, títeres sin esencia, sentido, ni amor por nada, salvo por el fetichismo de moda implantado. El aprendizaje que he sacado por encima de todo, es básicamente que en la medida que nos cuidamos entre tod@s aumentamos de forma sinérgica nuestra capacidad de intervenir, actuar y cambiar nuestro entorno y realidad.

Ten paciencia amig@, el camino es largo y esta lleno de aventuras y amarguras maravillosas.


Hacia una recomprensión de nuestro papel en la Naturaleza

El cambio de paradigma es imparable y aunque desde luego ni las clases dirigentes, ni la ciencia, ni la sociedad en términos generales sean plenamente conscientes de esta necesidad, en todo el mundo existe un movimiento de recomprensión del papel que desempeñamos como gestores y creadores de ecosistemas, es un proceso arduo, siempre renovándose porque trabajamos con la Naturaleza, ¡demonios! ¡Somos Naturaleza!. Esto implica conocer el recorrido histórico que nos ha traído hasta aquí (pero este es un tema extenso para otro post) y partiendo de ese punto empezar a experimentar estrategias que resuelvan al menos localmente esta enorme problemática heredada. No podemos ni debemos seguir pasándole la pelota a la próxima generación, es más, como no afrontemos este reto ingente ya, es posible que no queden muchas generaciones después de la nuestra.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Los megarricos y los expertos ante el cambio climático. Entre la huida y la irresponsabilidad


1. Introducción.

Este pasado mes se han vivido unas temperaturas excepcionales en gran parte de Europa y en la península ibérica. Personalmente jamás había visto temperaturas de 35 grados en Barcelona y de 31 grados de madrugada… Parece que haya que aceptarlo como nueva normalidad y posiblemente vaya a peor.

En este artículo introduciremos como los megarricos plantean su adaptación al cambio climático, el rol irresponsable que la gran mayoría expertos juegan en la modelización del clima que luego debe apoyar la toma de decisiones públicas (camuflando incertidumbres y adoptando narrativas TINA y/o BAU, es decir de no haber una alternativa al discurso dominante o de seguir haciendo lo mismo.

Inicialmente preveía presentar el modelo integrado de los Plantery Boundaries o “Límites Planetarios” incidiendo en el indicador para cambio climático y el reciente artículo sobre el estado de procesos complejos en el clima y realizando una crítica de como el establishment científico de los IAM (Integrated Assessment Models) o modelos integrados que trasladan modelos biofísicos a modelos económicos y que juegan un papel de reducción de la incertidumbre que reduce el espacio de deliberación democrática. Dejaremos pues esas temáticas y una serie de consideraciones a modo de mejoras para un futuro artículo para centrarnos en:

1) Como algunas élites se "preparan" para supuestos eventos catastróficos
2) El rol fraudulento de los expertos en la investigación y comunicación del cambio climático
3) Las ramificaciones filosóficas a nivel civilizatorio que nos empujan a pensar casi siempre en soluciones mágicas y rápidas que no impliquen una transformación profunda hacia el bienvivir.