Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

lunes, 19 de noviembre de 2018

El talón de Aquiles de la economía española.


Las empresas producen para varios sectores incluido ellas mismas, determinando parte de su producción según el salario que paguen a los trabajadores e inversión que realicen. El sector público puede incrementar la producción principalmente a través del gasto público, directo o indirecto sobre las empresas, e igualmente, el sector exterior mediante la compra de mayor cantidad de productos puede hacer crecer la producción e inversión de éstas. 

 Tras la crisis, la caída del consumo de los hogares y la inversión empresarial tenía que ser contrapesada por el Estado, que aumentó el gasto de forma considerable arrancando nuevamente una etapa de crecimiento.

 Empero, dado que la eurozona impedimenta realizar un gran déficit público, buscó su rescate en el crecimiento del exterior, debiendo por ello replegarse al crecimiento de las importaciones del resto del mundo, es decir, al crecimiento del resto de países.

             “El rapto de Europa”[1]



                                                                    2008T2 = 100



La economía española, que ha estado creciendo de manera continua y reduciendo el desempleo desde 2014 gracias al gasto público y sector exterior, superó en 2017 la producción de 2008. Sin embargo, el consumo de los hogares, el cual absorbe la mayoría de la producción, deberá reducirse, lo que afectará al crecimiento de los próximos años, pudiendo llegar a provocar una caída en la inversión y estancamiento en el empleo.

lunes, 12 de noviembre de 2018

La (mala) educación financiera


El 1 de octubre se ha institucionalizado como el día de la Educación Financiera en España. Sus promotores son el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores lo que significa que nominalmente son instituciones públicas las que dan el impulso para dotarlo de una aparente neutralidad. El día se enmarca en el plan de educación financiera que tiene pagina web que contiene información al respecto.



Un somero repaso a sus contenidos nos muestra que objetivos se marcan:

El Plan nace con vocación de generalidad: prevé abarcar todos los productos y servicios financieros y se dirige sin excepción a todos los ciudadanos. La educación financiera beneficia a los individuos en todas las etapas de la vida, independientemente de su nivel de renta. A los niños les hace comprender el valor del dinero y del ahorro; a los jóvenes les prepara para vivir el día de mañana de manera independiente y a los adultos les ayuda a planificar decisiones básicas como la compra de una vivienda, el mantenimiento de una familia, la financiación de los estudios de los hijos o la planificación de la jubilación.”

Si se indaga un poco más encontramos, a título de ejemplo, la tópica y falsa explicación del trueque como antecedente del dinero mercancía hasta culminar en el dinero fiduciario (en realidad en el dinero fiat ya que todo dinero es siempre fiduciario). Con el buscador de la página encontraremos documentos del Fondo Monetario Internacional o el Banco de España. Si buscamos conceptos como creación del dinero o base monetaria, banco central, nada encontraremos. Lo destacable es que los conceptos básicos se dan por supuestos, no hay explicación del marco ni, por supuesto, cuestionamiento del mismo.

lunes, 5 de noviembre de 2018

La paradoja del bienvivir: Cuando el malvivir nos ayuda en nuestro camino


“No creo que exista un solo vocablo en ninguna lengua que pueda describir lo que es la vida, pero si tuviera que escoger uno, elegiría la palabra “paradoja”. Por donde la miremos la vida es una paradoja.”
(Alonso del Río)

Las paradojas llevan a la verdad. Para ver lo que vale la realidad, hay que verla bailar sobre la cuerda floja. Cuando las verdades se vuelven acróbatas, podemos establecer un juicio sobre ellas.
(Oscar Wilde)

El escritor y profesor de Ciencia Política, Carlos Taibo, muy a menudo en sus charlas, cuenta la siguiente historia que muchos ya alguna vez hemos oído y que encierra una paradójica verdad sobre nuestra vida moderna:

“En una de sus muchas versiones, la parábola del pescador dice lo que sigue:


En un pueblo de la costa mexicana, un paisano se encuentra medio adormilado junto al mar. Un turista norteamericano se le acerca, entablan conversación y en un momento determinado el forastero pregunta: ‘Y usted, ¿en qué trabaja? ¿A qué se dedica?’. ‘Soy pescador’, responde el mexicano. ‘Caramba, un trabajo muy duro’, replica el turista, quien agrega: ‘Supongo que trabajará usted muchas horas cada día, ¿verdad?’. ‘Bastantes, sí’, responde su interlocutor. ‘¿Cuántas horas trabaja como media cada jornada?’. Bueno, yo le dedico a la pesca un par de horitas o tres cada día’, replica el interpelado. ‘¿Dos horas? ¿Y qué hace usted con el resto de su tiempo?’. ‘Bien. Me levanto tarde, pesco un par de horas, juego un rato con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer y, al atardecer, salgo con los amigos a beber unas cervezas y a tocar la guitarra’. ‘Pero ¿cómo es usted así?’, reacciona airado el turista norteamericano. ‘¿Qué quiere decir? No entiendo su pregunta’. ‘Que por qué no trabaja más. Si lo hiciese, en un par de años tendría un barco más grande’. ‘¿Y para qué?’. ‘Más adelante podría instalar una factoría aquí en el pueblo’. ‘¿Y para qué?’. ‘Con el paso del tiempo montaría una oficina en el distrito federal’. ‘¿Y para qué?’. ‘Años después abriría delegaciones en Estados Unidos y en Europa’. ‘¿Y para qué?’. ‘Las acciones de su empresa, en fin, cotizarían en bolsa y sería usted un hombre inmensamente rico’. ‘¿Y todo eso, para qué?’, inquiere el mexicano. ‘Bueno’, responde el turista, ‘cuando tenga usted, qué sé yo, 65 o 70 años podrá retirarse tranquilamente y venir a vivir aquí a este pueblo, para levantarse tarde, pescar un par de horas, jugar un rato con sus nietos, dormir la siesta con su mujer y salir al atardecer con los amigos a beber unas cervezas y a tocar la guitarra’.”

(Contraportada del libro: La parábola del pescador mexicano: sobre trabajo, necesidades, decrecimiento y felicidad)



Miremos por donde miremos la vida es una paradoja, pero si nuestra mirada va más allá de la superficie, la paradoja nos puede ofrecer ciertos destellos de verdad, de realidad, de sentido. Ahí nos encontraremos con su definición etimológica, del prefijo griego “para” (contrario a) y del sufijo “doxa” (opinión), con lo que viene a enseñarnos que las ideas que encierra son contrarias a la opinión común. Eso sí, una opinión común muy dependiente del contexto espacio-temporal donde surgen esas paradojas. Y en este tiempo, siglo XXI, y espacio, planeta Tierra, ya estamos experimentando lo que el paradójico proverbio chino nos decía: ‘Que vivas tiempos interesantes’, es decir, tiempos de cambio donde la estabilidad no es la regla sino la excepción. Es entonces cuando surgen grandes contradicciones entro lo viejo que puede estar perdiendo relevancia y lo nuevo que empieza a emerger. Como bien nos decía Oscar Wilde, empezamos a bailar sobre la cuerda floja y en esos momentos de atención, si la vida nos importa, podemos descubrir lo importante de la vida.

lunes, 29 de octubre de 2018

La receta de la felicidad

Bienvenido a la posmodernidad: cada vez quedan menos recursos, pero si no sigues gastando (y produciendo) no serás feliz.


La modernidad penaliza demasiado la mediocridad, no hay nada más ofensivo para los trabajadores de ideología conservadora que trabajan tan duro como el que haya personas que sin esforzarse demasiado vivan “cómodos” en esta vida, hoy en día un pensamiento casi hegemónico es que todas las personas deberíamos de trabajar y además que es natural que cada quien reciba según sus talentos o mejor dicho según lo que produzca.

Lamentablemente las personas nunca recibimos digamos dinero según lo que producimos o lo que vale nuestro trabajo, el menospreciado Marx hablaba de esto en su basta literatura. Hoy sin embargo quisiera hacer una breve reflexión sobre estas y otras ideas que nos han llevado a una sociedad productivista en donde como en los campos de concentración nazi: “solo el trabajo nos hará libres”.

Desde el aspecto psicológico nos gusta olvidar que somos seres sumamente egoístas y que deseamos tener todo cuanto podamos, queremos tener más cosas que el vecino y vivimos una vida profundamente material, esto no siempre fue así y tener cosas no siempre es garantiza éxito evolutivo o la felicidad.

lunes, 22 de octubre de 2018

Deconstruyendo Auschwitz: las raíces de nuestro afán destructivo

"El trabajo libera", se leía a la entrada al campo.


Aprovechando el paso de la exposición de Auschwitz por Madrid me ha sido posible apreciar de primera mano hasta qué punto esa “fábrica de la muerte” es un producto típico de nuestra civilización. Si la ideología de la modernidad, cuya expresión más elocuente debemos a los filósofos de la ilustración, mostraba una fe absoluta en la “razón” para solucionar los problemas humanos, hasta el punto de que Condorcet pensaba que la ciencia lograría

la infinita perfectibilidad de la especie humana

en Auschwitz esa “razón” se puso manos a la obra para solucionar, de la forma más racional y científica posible, el “problema” judío.

Pues, tal y como narra la exposición, aquello no fue la obra de un loco, fue la obra de toda una sociedad, que colaboró activamente en el exterminio sistemático de millones de personas, o en el mejor de los casos simplemente se mostró indiferente ante lo que estaba pasando.

El campo de Auschwitz-Birkenau terminó siendo un mastodóntico campo de exterminio y trabajo forzado. Diariamente llegaban trenes cargados de personas, que eran seleccionadas en el andén. Una pequeña parte era seleccionada para trabajar, y se les permitía vivir como esclavos, en condiciones de extrema dureza. La mayor parte eran ejecutados de forma científica al llegar y sus cadáveres incinerados. A otro pequeño grupo, sobre todo gemelos, se les permitía vivir para servir de cobaya humana en experimentos médicos.

Mientras, el personal que administraba el campo, cumplía sus funciones sin ser perturbados por el enorme dolor y sufrimiento diario allí infringido. Llama la atención como en sus días libres cantaban y se divertían sin el menor remordimiento.


Por otro lado el resto de la sociedad alemana (con muy contadas excepciones) contemplaba lo que estaba pasando con simpatía o indiferencia. Aunque no es Alemania sino en Viena, es muy significativa esta descripción de George Gedye, periodista británico.

Lo que empaña la imagen de la Viena que pensaba conocer no es la brutalidad de los nazis austriacos que he presenciado o verificado a través de las víctimas. Sino la masa desalmada, sonriente y de sobrio atuendo que llenaba el Graben y la Kärntnerstrase y reñía por acercarse al edificante espectáculo que ofrecía un cirujano judío de rostro ceniciento caído al suelo, a cuatro pies, al que golpeaba media docena de vándalos de escasa edad con brazaletes de la cruz gamada y fustas para perros. Los vieneses – no los nazis de uniforme ni una turba enfurecida, sino el hombrecillo vienes y su esposa – se limitaban a contemplar con una sonrisa de aprobación aquel divertimento espléndido.

¿Cómo fue posible aquello? Postulo que esencialmente fue posible gracias a seis ideas rectoras, que podríamos aventurarnos a llamar meta-supuestos civilizatorios (por analogía con los meta-axiomas de los modelos científicos), que son propias de nuestra civilización, y que en este momento de la historia ya no son adaptativas. Algunas datan de tiempos de los griegos o son incluso anteriores, otras aparecen o se asientan durante la modernidad. Todas esas ideas siguen con nosotros, y lo que podemos esperar de ello no es nada halagüeño ¿Puede repetirse Auschwitz? Sí. O un genocidio larvado por hambrunas causadas por el cambio climático, ante la indiferencia general. Estas son nuestras peligrosas ideas:

miércoles, 17 de octubre de 2018

El rapto de Europa


                
                                                             El rapto de Europa. Martin de Vos (1590)[1].



Como prometía en el último programa de Ampliando el debate, “¿Es el comienzo del fin de la era del dólar?”[2], vendría algún escrito sobre la actualidad europea (una vez aclarara unas estadísticas respecto a Francia).

Desde un principio he mantenido la perspectiva de estabilidad y bajo crecimiento en los principales países del euro a excepción de Francia. No obstante, a raíz de un cambio bastante radical en la metodología estadística en mayo de 2018[3], las perspectivas para el país galo pasan a ser también de estabilidad y bajo crecimiento (España y Portugal tendrán un estancamiento o caída del consumo de los hogares en los próximos años, lo que podrá ocasionar estancamiento en la tasa de inversión y empleo). En resumen, se encuentra lejos de estar en una situación insostenible en el tiempo[4].


En “La teoría económica basura en la Europa divergente. La trampa del crecimiento”[5] (artículo del cual éste es una continuación), explicaba cómo el euro no ha llevado a los países hacia una mayor convergencia, sino que el desarrollo de éstos ha sido oscilante, al agudizar la moneda única lo que he denominado “trampa del crecimiento”[6].

Sin embargo, es común el error, en gran parte por herencia histórica[7], de ver en la Unión Europea y sobre todo en el euro el camino correcto a la salvación[8], a pesar de que el euro posiciona a los países del sur de Europa en desventaja respecto a Alemania, dado que, como institución supranacional que pretende ser neutral, tiende ante países asimétricos a no paliar sus diferencias, sino incrementarlas[9].

     

domingo, 7 de octubre de 2018

¿Donde nos lleva el transporte?

Después de décadas de que grupos ecologistas y movimientos sociales lleven predicando en el desierto los problemas de las emisiones de gases nocivos a la atmósfera, por fin (y cuando ya no pueden ocultar el obvio cambio climático y los problemas de salud de la población que van en aumento), las autoridades parecen querer ponerse manos a la obra, y como siempre, tarde y de forma insuficiente.





domingo, 30 de septiembre de 2018

Hambre: las tendencias de progreso se han roto


En la segunda década del siglo XXI, mientras no paro de leer en Facebook artículos sobre visionarios como Elon Musk, y sobre nuevas maravillas tecnológicas que nos conducirán (por fin) al jardín del edén del que fuimos expulsados, delante de nuestras narices esa narrativa de progreso se resquebraja, aunque parece que la mayoría se niega a aceptarlo. Por tercer año consecutivo el número de hambrientos ha aumentado en el mundo.



Las tendencias de las últimas décadas son preocupantes, ya a partir del año 2008 se observa que el ritmo de disminución de las personas subalimentadas se hace más lento, hasta que en el año 2015 este número comenzó a subir, primero muy tímidamente, para repuntar con fuerza en los años 2016 (19,8 millones) y 2017 (se estima que serán 16,6 millones).

Más preocupante todavía resulta que este fenómeno se encuentra relacionado (según el informe de la FAO El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018) con la pérdida de servicios medioambientales que nos prestan los ecosistemas del planeta, en concreto con el cambio climático. Los desastres extremos relacionados con el clima están aumentando.



martes, 25 de septiembre de 2018

Nuestra alimentación no es de “asuntos exteriores”


Miles de consejos nutricionales y docenas de propuestas de dietas están inundando la red desde hace años. La mayoría motivadas puramente en maximizar ventas de los productos con los que se compone dicha dieta. Lo que destaca es que casi siempre van acompañadas de consejos de consumo de productos específicos que son altamente procesados como los alimentos funcionales, suplementos alimenticios, los mismos medicamentos o productos light. La fabricación de estos productos específicos es compleja y procesada a base de materia prima de producción incluso ecológica, pero nada sostenible. Nos encontramos en un océano de interpretaciones de estudios científicos cuyos orígenes son ocultos, cuyos métodos son cuestionables.

Ante este caótico escenario de información mal procesada, de medias verdades y casi mentiras o a veces mentiras completas, para un consumidor medio sin formación en nutrición y bioquímica es imposible encontrar un hilo que seguir. La avalancha de conceptos contradictorios y consejos con trasfondo de interés de venta ya no es manejable para la mayoría. Esto abre puerta y portería para el charlatán de turno, el mentiroso estafador y el capitalista sin escrúpulos. Nos encontramos indefensos y desorientados ante tal cúmulo de conceptos y propuestas. Pues el marketing de hoy está muy desarrollado con el fin de crear un nuevo “sentido común”. Si, el sentido común no es algo que exista independiente de nuestro conocimiento y entorno, pero esto lo aclaramos en otro artículo ya que entra en esferas de filosofía de la lengua. El marketing de hoy es una cuasi-ciencia que ha desarrollado técnicas muy invasivas para crear realidades nuevas. Estas técnicas son por ejemplo el nudging,  pero sobre todo la moralización de una decisión de compra. Esta última sirve para legitimar la compra a nivel personal y crear el relato adquirible sobre uno mismo “yo siempre he sido muy de...”.

Es hora de recuperar el dominio y las habilidades en nuestras cocinas domésticas. La vía de escape de esta guerra de oportunistas, cuyo lucha competitiva causa daño colateral a nuestra salud, es recuperar la autoridad y la autonomía en nuestros fogones. Volver a ser reyes de nuestras ollas y reinas de las planchas y sartenes. Hábiles y precisos con cuchillo y pelador. Imaginativos en la distribución ergonómica de la cocina. Lógicos en la arquitectura de su amueblado y aparatos. Capacitados con un paladar que puede desarrollar un juicio objetivo sobre un plato y su manera de cocción, su valor nutritivo y su sabor conseguido.

El sistema digestivo es, como el ser humano en su integridad, un ser muy adaptable a muchas formas de vivir y comer. Digo  “un ser” porque se compone de un conjunto funcional de unos treinta mil millones de bacterias. Estas metabolizan todo lo que entra por la boca, tanto lo malo como lo bueno y  transforman la gran mayoría de los nutrientes a un formato que permite mantener sano y con vida el huésped que les alberga, el cuerpo y la mente del ser humano.

Mi sueño, y desde mi punto de vista la única solución, es que volvemos a gestionar y planificar una cocina doméstica sostenible, con baja cantidad de deshechos y cero alimentos en la basura. La cuestión no es tanto como conseguir una dieta equilibrada y variada a todo coste y por tanto comprar los productos más variados, exóticos y nutritivos, sino cómo planifico mi cocina en casa con productos exclusivamente frescos y de temporada. Excepto los productos conservados con métodos de deshidratación o fermentación como son los frutos, el yogur y queso, el jamón, el bacalao y muchos más. Hemos de conseguir que la gestión de la cocina doméstica cause placer, satisfacción y autoestima. Autoestima porque no hay nada más en el mundo que genere una sensación de competencia social, autonomía de vida y estabilidad emocional que poder cocinar para un buen grupo de amigos o familiares.



domingo, 23 de septiembre de 2018

De como 10 años de crisis se convierten en una estafa

La crisis financiera detonada a partir de 2007 ha resultado en un tremendo golpe para las economías de los países y de las familias, así como una sustancial merma de los derechos a servicios públicos fundamentales de calidad de los ciudadanos, por culpa de recortes en gasto público como en sanidad y educación. Hay que añadir la reducción de poder adquisitivo de la ciudadanía y la precarización laboral como problema estructural.

Estos “ajustes” que nos han constreñido durante estos 10 largos años, puesto que eran la solución y salida del atolladero, han sido aplicados en forma de reformas de leyes laborales, ajustes de gasto y déficit públicos, leyes mordaza... Sin embargo, mientras la mayoría sufre el impacto de esta crisis, y ve como se esfuma el estado de bienestar, aumentan las fortunas de unos pocos, de forma que se puede calificar este proceso de “recuperación” como una estafa. Este es un proceso de recuperación que, a poco que se mire, cualquiera puede darse cuenta que tiene las patitas muy cortas. Solo con ver el crecimiento de la deuda española hasta pasar del 100% del PIB, algo inabarcable por nuestra economía.






Y si esto es así (que lo es), ¿en que lugar queda un gobierno que presupuesta en defensa mas del doble que en educación y sanidad juntas? (estas cifras en educación y sanidad son el gasto de los PGE, faltarían los gastos correspondientes a las comunidades autónomas)(*), pues en un gobierno que quiere aplicar un ferreo control social mediante la represión...


...En un país, además, que está alimentando un "lucrativo" mercado de armas que nutren las guerras que asolan el globo, haciéndonos co-responsables del drama de millones de personas que mueren, o se lanzan a una situación de vida o muerte cruzando un desierto o el Mediterráneo en una patera.


También en un país cuyos gobiernos se han dedicado a mercantilizar los derechos fundamentales como la educación y sanidad, potenciando los beneficios de empresas e inversores privados, en estos sectores, mediante el abandono de la inversión pública.


La vergonzosa evasión fiscal de las grandes fortunas hace que alrededor de 125.000 millones de euros se nos escapen ocultos en cloacas fiscales al estado español. 

Por este mismo motivo la pérdida de impuestos de la Unión Europea asciende al billón de euros. A nivel internacional la cantidad de dinero oculto en estas cloacas fiscales ha aumentado un 45% entre 2008 y 2016. En España aumentó un 205% entre 2013 y 2014. 

Ingentes cantidades de fondos públicos para rescatar autopistas (estimado en 2.000 millones) , bancos (60.600 mill.), el proyecto Castor (1.700 mill.). El BBVA ha recibido mas de 9.000 mill. de ayudas públicas a pesar de mantener 52 filiales en cloacas fiscales y evitar contribuir. Banco Sabadell (con 14 filiales en cloacas fiscales) recibió más de 5.000 mill.), etc...



https://www.publico.es/economia/gran-banca-no-tributado-euro-beneficios-estallo-crisis.html














...Y todo este panorama aderezado con un taladrante discurso de: "hay que ser realistas, no podemos subir las pensiones, porque eso hay que pagarlo, y no hay de donde. Pensad en haceros un plan privado si eso...









Luego está,...lo otro..., verás, te vas a reir, pero es que no nos han contado una cosilla importante,... se les ha debido pasar...


...Y es que, por mucho que los fundamentalistas nos dan posibles "soluciones" para las crisis desde la pseudociencia de la economía, todas estas directrices paridas dentro del marco de las reglas capitalistas del "crecimiento" son del todo ficción.

Este "crecimiento" implícito, y eje fundamental del sistema capitalista es algo tan etéreo y fantástico como la resurrección de los muertos, la levitación y la construcción alienígena de las pirámides.

Mientras vivamos en un planeta limitado en recursos y en la capacidad de absorber la generación de residuos y destrucción del medio que nos mantiene vivos y sanos (es decir: siempre), no se podrá "crecer" de forma ilimitada.

Una solución tecnológica para mantener las reglas del juego, a pesar de la merma de recursos, contaminación extrema y consecuente cambio climático, resulta bastante irreal, cuando toda nuestra tecnología está basada en la extracción de más recursos.

















 

http://earthenginepartners.appspot.com/science-2013-global-forest?hl=es&llbox=78.1%2C-65.9%2C177.6%2C-174&t=ROADMAP&layers=10%3A100%2Clayer9%3A100%2C6%2Clayer12%2Clayer0%2C3%3A100


La enfermiza carrera por dejar atados el máximo de tratados internacionales de comercio e inversión no es sino una desesperada forma de seguir extrayendo plusvalías de exprimir las democracias, derechos y los servicios públicos de los ciudadanos, y darle una patada adelante al problema.

Estos tratados aportan herramientas legales a las multinacionales para asegurarse los beneficios económicos, herramientas para saltarse las "barreras" no arancelarias que limitan su comercio internacional.

Estas "barreras" no son otra cosa que leyes de protección la salud pública y el medioambiente (entre otras) y ante las cuales, las multinacionales, quedan exentas de su cumplimiento (no así las PYMES, que deben cumplirlas como no puede ser de otra forma)

El comercio bajo las condiciones de estos tratados de nueva generación suponen un terrible impacto sobre el ecosistema y la salud pública, puesto que se aceptan por todas las partes, los estándares medioambientales y de salud de los otros países, siendo en ocasiones prácticamente inexistentes.

Así pues, esta crisis ha resultado una oportunidad de oro para los grandes inversores de extraer riqueza de las entidades públicas con la excusa del "demasiado grande para caer" y de apuntalar sus cotos de negocio por encima de derechos fundamentales y las democracias.

La única solución a largo plazo que se me ocurre es un replanteamiento del sistema económico actual, abandonar la "logica" capitalista y comenzar a andar una senda de la racionalización de la producción, primando la reducción del impacto ecológico sobre el beneficio económico, el reparto de la riqueza, reducir los procesos de la globalización tomándolos como lo que son: la metástasis del capitalismo. Y no será ni fácil, ni rápido ni agradable, pero sí necesario.



(*) Fe de erratas:
Es importante aclarar que el peso de las partidas totales de Sanidad y Educación recaen, sobre todo, en las Comunidades Autónomas, siendo las mayores inversiones del estado español (PGE + presupuestos de las C.A.). También aclarar que el gasto en defensa tampoco está completo, faltarían gastos que se derivan a otras partidas (p.ej. industria) y los intereses de las deudas adquiridas desde el ministerio de defensa (ver tabla de "gasto presupuestado vs. liquidado").


lunes, 10 de septiembre de 2018

La odisea rural




Quiero comenzar este texto abriendo un poco el corazón, este es al fin y al cabo la raíz del problema que enfrentamos como sociedad. Llevo prácticamente dos décadas emboscándome en el retorno al campo, he visto, compartido y vivido de todo, y mas allá de los innumerables fracasos y derrotas, desencuentros, desamores y odios irracionales, que he vivido en mí y en la gente que me ha rodeado, si nuestro corazón camina de la mano de nuestra mente, siempre se saca algo bueno, enriquecedor y revitalizante de todo eso. Del dolor emergen las mujeres y hombres más fuertes, del desamor más preparados para cuidar y amar, del fracaso entendiendo mejor cuál es el camino para la realización personal, sin mascaras, decorados ni teatros innecesarios.

Las élites nos quieren divididos y escindidos, psicópatas fácilmente automatizables y controlables, títeres sin esencia, sentido, ni amor por nada, salvo por el fetichismo de moda implantado. El aprendizaje que he sacado por encima de todo, es básicamente que en la medida que nos cuidamos entre tod@s aumentamos de forma sinérgica nuestra capacidad de intervenir, actuar y cambiar nuestro entorno y realidad.

Ten paciencia amig@, el camino es largo y esta lleno de aventuras y amarguras maravillosas.


Hacia una recomprensión de nuestro papel en la Naturaleza

El cambio de paradigma es imparable y aunque desde luego ni las clases dirigentes, ni la ciencia, ni la sociedad en términos generales sean plenamente conscientes de esta necesidad, en todo el mundo existe un movimiento de recomprensión del papel que desempeñamos como gestores y creadores de ecosistemas, es un proceso arduo, siempre renovándose porque trabajamos con la Naturaleza, ¡demonios! ¡Somos Naturaleza!. Esto implica conocer el recorrido histórico que nos ha traído hasta aquí (pero este es un tema extenso para otro post) y partiendo de ese punto empezar a experimentar estrategias que resuelvan al menos localmente esta enorme problemática heredada. No podemos ni debemos seguir pasándole la pelota a la próxima generación, es más, como no afrontemos este reto ingente ya, es posible que no queden muchas generaciones después de la nuestra.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Los megarricos y los expertos ante el cambio climático. Entre la huida y la irresponsabilidad


1. Introducción.

Este pasado mes se han vivido unas temperaturas excepcionales en gran parte de Europa y en la península ibérica. Personalmente jamás había visto temperaturas de 35 grados en Barcelona y de 31 grados de madrugada… Parece que haya que aceptarlo como nueva normalidad y posiblemente vaya a peor.

En este artículo introduciremos como los megarricos plantean su adaptación al cambio climático, el rol irresponsable que la gran mayoría expertos juegan en la modelización del clima que luego debe apoyar la toma de decisiones públicas (camuflando incertidumbres y adoptando narrativas TINA y/o BAU, es decir de no haber una alternativa al discurso dominante o de seguir haciendo lo mismo.

Inicialmente preveía presentar el modelo integrado de los Plantery Boundaries o “Límites Planetarios” incidiendo en el indicador para cambio climático y el reciente artículo sobre el estado de procesos complejos en el clima y realizando una crítica de como el establishment científico de los IAM (Integrated Assessment Models) o modelos integrados que trasladan modelos biofísicos a modelos económicos y que juegan un papel de reducción de la incertidumbre que reduce el espacio de deliberación democrática. Dejaremos pues esas temáticas y una serie de consideraciones a modo de mejoras para un futuro artículo para centrarnos en:

1) Como algunas élites se "preparan" para supuestos eventos catastróficos
2) El rol fraudulento de los expertos en la investigación y comunicación del cambio climático
3) Las ramificaciones filosóficas a nivel civilizatorio que nos empujan a pensar casi siempre en soluciones mágicas y rápidas que no impliquen una transformación profunda hacia el bienvivir.

lunes, 27 de agosto de 2018

Usura, religión, modernidad y bienvivir



El 25 de abril del año pasado falleció, por desgracia, Stephen Zarlenga. Para la mayoría de nuestros lectores es un completo desconocido, pero creo que por su relevancia merece la pena dedicarle aquí unos breves párrafos.

En la página web del American Monetary Institute podemos leer algunas palabras que le dedican en su honor políticos, académicos y activistas de gran relevancia, entre ellos Steve Keen, uno de los más brillantes críticos actuales de la economía neoclásica. Para el académico australiano Zarlenga es un caso especial de investigador, activista y líder comunitario.



Por su parte Michael Hudson se preocupa por el destino de la obra de Zarlenga, indicando que sería necesario encontrar una difusión más amplia.

domingo, 19 de agosto de 2018

Los límites del crecimiento y de la opinión pública


Los límites del crecimiento fue un informe encargado al Instituto Tecnológico de Massachusetts por el Club de Roma y publicado en 1972, año en el que los problemas causados por el DDT, el plomo añadido a las gasolinas y la contaminación de los ríos llevaron a la celebración de la primera conferencia internacional sobre el medioambiente, la Conferencia de Estocolmo, que de forma un tanto retorcida se denominó oficialmente “Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Humano”. Las conclusiones del informe y libro son sencillas, no es posible el crecimiento infinito de los flujos de materiales, energía y residuos que produce la economía humana en un planeta finito. Y por ello tampoco lo es el crecimiento económico. Algo muy parecido han dicho recientemente 15.364 científicos de 184 países.

El informe, desarrollado por un equipo multidisciplinar y liderado por una biofísica y científica ambiental especializada en dinámica de sistemas recibió duras críticas por parte de los economistas, y si bien no cayó en el olvido, quedó desprestigiado para las élites políticas, económicas y culturales. Tal y como cuenta Hugo Bardi en “Los límites del crecimiento retomados”, el debate no fue muy limpio, se publicaron críticas en revistas académicas que malinterpretaban el informe, sin permitir posteriormente la réplica en la misma publicación. Resulta preocupante que uno de los economistas implicados en el debate fuese William Nordhaus, que posteriormente alcanzó puestos de gran responsabilidad dentro del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, estimando de forma banal las repercusiones monetarias del calentamiento global.

El debate permanecería medio dormido más de 25 años, hasta que, en 1998, Colin Campbell y Jean Laherrère, dos geólogos especializados en el campo del petróleo publicaban en Scientific American un artículo titulado El fin del petróleo barato. La afirmación expresada en el título era tremendamente osada en un momento en el que el petróleo cotizaba a 14 dólares el barril, pero acertó de pleno y el petróleo multiplicó por diez su precio en tan solo 10 años, alcanzando los 150 dólares barril en el año 2008.

¿Cómo lo hicieron? Se basaron en el modelo creado por Marion King Hubbert, que establecía que la producción de un determinado campo de petróleo seguía una curva en forma de campana, con una fase de ascenso rápido hasta alcanzar un máximo o pico de producción, y posterior descenso.

Fuente: wikipedia

Esta curva tiene la característica de que la suma de varias (o muchas) curvas parecidas es también una curva con la misma forma, en consecuencia, la suma de la producción de muchos campos de petróleo también tendrá un pico. Campbell y Laherrère estimaron con acierto el cénit global de petróleo crudo, pero a partir de 2008 comenzó a incrementarse de forma notable la producción de petróleo no convencional. Este incremento ha dejado en mal lugar la muy acertada, hasta ese momento, predicción de producción de petróleo en EEUU realizada por Marion King Hubbert en 1956.

domingo, 12 de agosto de 2018

No pienses en una guerra comercial


Suenan “trumpetas” de guerra en las secciones de economía de los principales medios de comunicación de nuestra querida piel de toro. El anuncio de la administración Trump de la imposición de aranceles a las importaciones de aluminio y acero de Estados Unidos ocasionó un buen puñado de titulares y artículos de opinión encabezados por el grueso sintagma “guerra comercial”. El erizo se hizo bola al sentir una brizna de aire. Luego sabríamos que esto era tan sólo una zanahoria para que Europa renuncie a ser crítica con los aranceles a China, pero parece que en este terreno hacen gala de una sensibilidad notablemente acusada. Nada que ver con la piel gruesa de la que se revisten ante las violaciones de los derechos humanos: torturas, espionajes o intimidaciones para evitar la libertad de expresión. Pero en esta ocasión no son los medios los únicos culpables, tecnócratas europeos como Juncker y Draghi enmarcaron la cuestión de los aranceles de la misma forma que los medios de comunicación.



Fue George Lakoff, lingüista y científico cognitivo quién nos advirtiera en su célebre libro No pienses en un elefante de la importancia de los marcos en la comunicación. Enmarcar es crear una estructura narrativa que activa estructuras mentales inconscientes que condicionan nuestro comportamiento y nuestras decisiones. No pensar en un elefante, era un mensaje para los demócratas, que debían dejar de aceptar los marcos propuestos por los republicanos. Un ejemplo, tomado del propio libro, ilustrará la cuestión:

Hay un fenómeno que probablemente hayas observado. En televisión los conservadores utilizan solamente dos palabras: alivio fiscal, mientras que los progresistas se enfrascan en una larga parrafada para plantear su punto de vista. Los conservadores pueden apelar a un marco establecido: por ejemplo, que los impuestos son una desgracia o una carga, lo cual les permite decir esa frase de dos palabras: alivio fiscal. Pero en el otro lado no hay ningún marco establecido. Se puede hablar de ello, pero supone un cierto esfuerzo porque no hay ningún marco establecido, ninguna idea fijada ya ahí a mano.

domingo, 5 de agosto de 2018

Rumbo de colisión


El pasado 13 de noviembre se publicaba en la revista BioScience un artículo que recogía la actualización de la “Alerta de los científicos del mundo a la humanidad”, un manifiesto firmado hace 25 años por 1700 científicos incluyendo la mayoría de los premios nobel vivos. En esta ocasión la segunda advertencia lleva la firma de 15364 científicos de 184 países.

La advertencia es preocupante, ya que las tendencias que se pusieron de manifiesto hace 25 años no se han detenido, ni siquiera frenado. El agua dulce disponible por habitante se ha reducido un 26,1%. La captura de peces se ha reducido un 6,4% (bastante más desde su máximo posterior a 1992) no por un esfuerzo de conservación, sino porque no hay disponibilidad del recurso. El número de zonas muertas en ecosistemas acuáticos ha aumentado un 75,3%. La superficie forestal ha disminuido un 2,8%. La abundancia de vertebrados ha disminuido un 28,9%. Las emisiones de CO2 han aumentado un 62,1%, y la diferencia de temperatura respecto a 1960 un 167,6%. La población de humanos ha aumentado un 35,5%, y la de ganado un 20,5%.


El mensaje que se deriva de estos datos es simple, hay que cambiar de rumbo para prevenir “un deterioro generalizado de las condiciones de vida humanas”, pronto será demasiado tarde ya que nos quedamos sin tiempo.

domingo, 29 de julio de 2018

Las paradojas de la felicidad y de la economía global


Hablaremos de varias paradojas, la de la globalización y las de la felicidad, estrechamente relacionadas entre si, aunque no parezca evidente en un primer momento.


En una entrevista realizada a comienzos de año en Davos Jamie Dimon, CEO del banco de inversión norteamericano JP Morgan aseguraba que el nivel de vida europeo era excesivo, los salarios, pensiones y prestaciones del Estado son excesivas si Europa pretende competir con el resto del mundo. Dimon aseguraba que esa situación era insostenible “Dicho sea con todo el respeto para los europeos, pero eso tiene que cambiar. Pueden forzar a ello los políticos, o un nuevo tipo de liderazgo”.

Quizás la gran paradoja de nuestro tiempo sea esta, en una sociedad cada día aparentemente más opulenta, según nos muestra los cada día más altos valores que alcanza el Producto Interior Bruto (aunque en realidad no por ello seamos más ricos), nos vemos obligados a ser más productivos, es decir, trabajar por menos dinero y menos prestaciones, si no queremos “dejar de ser competitivos”, es decir, dígalo claramente señor Dimon, ser antiguos, obsoletos, poco modernos, y sobre todo, más pobres, incluso mucho más pobres, depauperarnos hasta límites que nos causen vergüenza y humillación.

La economía de mercado se caracteriza por premiar ventajas marginales, que a priori parecen nimias, incapaces de provocar movimientos de gran envergadura. Pero si, pongamos por caso, tuviésemos que elegir entre dos manzanas aparentemente iguales y una de ellas fuese diez céntimos más barata lo racional es que todos compremos la que es más barata, de forma que quien produce diez céntimos más caro se quede sin vender nada. Dimon nos avisa que estamos a punto de correr la suerte de ese agricultor que produce más caro y quedarnos sin mercado, perder nuestro trozo de queso.

Es paradójico que a pesar de ser cada día más ricos no podamos emplear esa riqueza de forma que nos haga más felices, porque trabajar más por menos nos hace infelices, y lo que nos haría más felices sería precisamente trabajar menos. Eso es lo que viene a explicarnos la economía de la felicidad. Sintetizaré de forma esquemática las evidencias que el lector puede encontrar, por ejemplo, en La felicidad: lecciones de una nueva ciencia, de Richard Layard.

domingo, 22 de julio de 2018

El laberinto monetario y la sociedad inmóvil ¿Podemos cambiar algo de nuestro mundo?

Entre las ideas más prometedoras para gatillar cambios sociales de largo alcance, de esos que no sabemos hasta donde nos pueden llevar, podemos citar la Renta Básica Universal, el trabajo público garantizado, la reforma del sistema monetario, o la utilización de las rentas no ganadas, en el sentido ricardiano, como base del sistema impositivo. Desde Autonomía y Bienvivir hemos dedicado parte de nuestro esfuerzo a la divulgación de esas brillantes ideas. Sin embargo, en este punto de mi recorrido intelectual me asaltan una serie de dudas, en ningún caso pienso que estas sean malas ideas, pero debo reconocer que aisladamente, en una sociedad compleja como la nuestra, es difícil pensar que una sola medida tomada de forma aislada pueda tener un gran impacto transformador.

Tomaremos una de ellas como epítome, la reforma monetaria. De forma telegráfica, y aunque evidentemente no hay un consenso sobre qué problemas tenemos con el sistema monetario, a mi juicio el principal es que el dinero se crea de forma privada. La mayor parte de la oferta monetaria de un país son depósitos a la vista o a plazo que crean los bancos comerciales al conceder un crédito. Naturalmente, los bancos hacen esto para ganar dinero, y por ello crean el dinero con interés. Cuando el dinero se crea de forma pública o comunitaria se puede crear sin interés, pero no ocurre lo mismo cuando el dinero se crea de forma privada. Otra consecuencia de este mecanismo de creación del dinero es que quienes tienen en su mano la impresora intentarán crear todo el que sea posible, para maximizar sus beneficios. Ello favorecerá que haya periodos de abundancia de dinero a consecuencia de un boom de crédito, seguidos posteriormente de periodos de escasez, cuando la carga de los intereses va creando oleadas de impagos que propician un estrangulamiento del crédito, que a su vez provoca más impagos. Una explicación más detallada de esta problemática y de todos los hechos que históricamente nos han conducida hasta ella la expuse en una serie de artículos en Autonomía y Bienvivir: La ciencia pérdida del dineroModernizar el dinero y Frederick Soddy y el dinero endógeno.

Para minimizar sus riesgos la mayor parte del dinero así creado está garantizado por activos, de forma muy especial suelo (o construcciones con suelo incluido), ya que es un recurso natural finito y limitado cuya oferta es sencillo monopolizar. Los bancos tienen pocos incentivos para ser prudentes en la concesión de crédito, ya que en la parte descendente del ciclo podrán expropiar la garantía de los préstamos, y si a pesar de ello todavía resultan perjudicados el Estado saldrá en su rescate para evitar una profunda crisis de liquidez que se lleve por delante negocios que de otra forma serían rentables. Todo el sistema funciona como una gigantesca aspiradora que succiona rentas de abajo hacia arriba. Una explicación más detallada de la relación entre rentas no ganadas y sistema monetario la desarrollé en Cómo conocí a mi extractor de rentas y entré en servidumbre por deudas: “Capitalismo popular” o el auge del capitalismo de los rentistas.

Por último, hablé de cómo reformar el sistema monetario de forma que se minimizasen todos los aspectos negativos en Por qué #nodebemos, #__pagamos (conclusión)Dinero vs Energía: El pensamiento económicos de Frederick Soddy y Dinero libre y sostenible, la solución a los desahucios y a la deuda pública. En resumen, prohibir la creación de depósitos mediante crédito, y crear el dinero que la economía vaya necesitando a través del Tesoro Público, en forma de gasto. Sin embargo mi propósito de hoy es cuestionar, en cierto grado, esta solución.

Porque los problemas sociales no se solucionan como los de matemáticas. No es sólo una cuestión “técnica”. Vivimos en una sociedad muy compleja, donde cada uno de nosotros se ha especializado en realizar determinadas labores. Si alguien practica con la guitarra ocho horas al día seguramente terminará tocando mejor que alguien que la toca por divertirse al salir de su puesto de operario en una fábrica. Mayor especialización, mayor productividad. Pero dependes del panadero para tu comida y del mecánico para arreglar el coche. Eso no es grave, puedes verles cara y hablar con ellos. Pero también dependes de que los bancos sigan inyectando crédito y creando dinero, y de que los funcionarios del Banco Central decidan si hay que subir o bajar los tipos de interés del dinero. Ellos no te conocen, ni tienen en cuenta tus emociones a la hora de tomar sus decisiones y aplicarlas con la máxima frialdad y rigor.

martes, 17 de julio de 2018

El fútbol como metáfora de nuestra civilización: muchos símbolos y un proyecto


Nota introductoria:

Tiempo aproximado de lectura: 30 minutos

Este es un artículo eminentemente largo y de carácter técnico

Durante el desarrollo de este artículo, me di cuenta de que era demasiado largo para un formato blog como éste, llegando a un tamaño superior a las 25000 palabras (dos tesis de máster como las que me piden en mi facultad). Por eso he decidido dividirlo en partes y centrarme en una temática, la del mundo semiótico de los signos (confundidos con el término símbolo) y el significado, utilizando al fútbol como hilo conductor, aprovechando el gancho de estos últimos días de mundial. El objetivo es plantear una posición filosófica rigurosa y útil que sirva como base de una Ciencia de la Sostenibilidad rigurosa que hoy en día no existe, complemente y avance el programa para una gran transformación que desde la asociación autonomíaybienvivir se publicó en setiembre de 2014 y que esperamos contribuya a un debate transparente y abierto en la ciudadanía y nuestras instituciones.

En este primer artículo trataré de forma introductoria la importancia de considerar por tanto este mundo semiótico de los signos y el significado como fundamento epistemológico, ontológico y metodológico de tanto 1) la gran transformación socioecológica como 2) la futura sociedad del bienvivir. La posición filosófica asumida es claramente pragmatista y postmoderna y por tanto se fundamentará en teoría axiomática de la realidad con unos principios fundamentales (meta-axiomas) que no son falsables ni verificables sino elegidos en base a una serie de creencias, en este caso que creo son útiles para el propósito de hacer la transición de una sociedad insostenible a una sostenible y más deseable. Esto no es nuevo y era el punto de partida el club metafísico de Cambridge, un grupo de filósofos, científicos y lógicos que se reunió en Harvard en 1871 y que partía de la afirmación de Alexander Bain sobre el concepto de creencia: "aquello sobre lo que un hombre está dispuesto a actuar". 

A partir del principio pragmático de utilidad + toda una serie de supuestos adicionales con un enfoque claramente transdisciplinar (una teoría de axiomas jerárquica coordinará lo que vaya explicando en artículos posteriores en base a disciplinas tan diversas como la semiótica, la teoría de la información, las matemáticas, la psicología o la física las cuales conformarán un paradigma o cosmovisión crítico con la modernidad), el objetivo final será plantear 1) una serie de principios generales para la gran transformación y 2) medidas generales retomando la línea de 2014 cuando desde autonomíaybienvivir se publicó el texto una modesta utopía y 3) medidas concretas en relación a la situación española (seguramente centrándome en la ciudad de Barcelona, que conozco más). La gran transformación socioecológica es lo que llamamos de modo explícitamente ambiguo bienvivir en nuestra organización en un proceso en construcción que podríamos entender como utopía, como apuntaron mis compañeros en un artículo de 2014.

Pasamos ahora a centrarnos en la dimensión que dará consistencia a esta postura filosófica postmoderna, pragmática y basada en una jerarquía de axiomas transdisciplinares. Para ello nos serviremos del fútbol y hablaremos de su complejo semiótico (la relación entre signos, significados y sujetos para representar y dar un sentido a lo que llamamos "realidad" o "mundo").


Lo simbólico y lo real

Hace un par de semanas nuestro colaborador Eduardo defendía que la modernidad había despojado al mundo de su poder simbólico y que cada vez más se expandía una lógica economicista y utilitarista:

"El mundo simbólico está en extinción, aunque para algunos jamás existió [...]. La modernidad está decidida a destruir los mundos simbólicos a través de la homogenización de la cultura y promoviendo que el reconocimiento del éxito o valor en el mundo sólo pueda ser verificado objetivamente en el mundo real a través del mercado, solamente aquello que tiene valor monetario tiene valor real para la modernidad [...].  El mar no merece ningún respeto, porque es un elemento que en el mundo simbólico está vacío."

El mar se está muriendo como consecuencia de nuestro salvajismo ecocida en el que no tiene cabida una lógica que no sea otra que la de pesquerías que arrasan con lo que encuentran, desechos de las grandes urbes y perforaciones a muchos millones de metros para extraer el poco petróleo de calidad que queda. Mueren los ecosistemas, las personas y toda la biosfera rebasando límites de sostenibilidad locales y globalesLa sexta gran extinción está en marcha. Habla Eduardo de que la causa es el reduccionismo de la vida a un mundo simbólico economicista. En la última frase afirma que no hay un mundo simbólico. Esto parece una contradicción en términos y en el apartado sobre realismo vs. constructivo analizaré la relación entre lo llamado "real" y lo "simbólico", y los símbolos, signos y semiótica como importante distinción, pues este debe ser el punto de partida inicial para cualquier discusión epistemológica, ontológica y metodológica rigurosa que pueda tener alguna aplicación de  en relación a esta gran transición hacia un mundo diferente  y en construcción que en nuestra organización llamamos bienvivir, y que toma la forma de una modesta utopía en evolución. ¿Se está muriendo también el deporte rey? No parece así visto el éxito del mundial.