Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

martes, 4 de agosto de 2015

Qué es la creación de valor compartido y cual es su estado actual



René Vázquez Moreno, un emprendedor con conciencia social y ecológica, nos ha enviado una entrada en la que trata de conciliar el mecanismo actual de integración socio-económica, la búsqueda del beneficio, con un comportamiento responsable y ecológico por parte de los principales actores del sistema: las empresas. Creo que su propuesta merece una reflexión pausada y profunda. Les dejo con él y espero sus valiosos comentarios.

En el año 2011 la revista de negocios Harvard Business Review publicó un artículo titulado ‘Estrategia y sociedad: El eslabón entre la ventaja competitiva y la Responsabilidad Social Corporativa’. El concepto fue ampliado en otro texto titulado ‘Creación de Valor Compartido: Redefinir el capitalismo y el papel de la Corporación en la Sociedad’.

Los coautores de este texto fueron Michael E. Porter, director del Instituto de Estrategia y Competitividad en Harvard Business School, y Mark R. Kramer, de la Escuela Kennedy. El artículo proporcionaba ideas para desarrollar vínculos profundos entre las estrategias de negocio y la responsabilidad social corporativa (RSC).

En 2012, Kramer y Porter, con la ayuda de la firma global de consultoría (sin fines de lucro) FSG, impulsaron la Iniciativa del Valor Compartido para mejorar el intercambio y la práctica de conocimientos que rodean la creación de valor compartido a nivel mundial.

Algunos de los críticos del proyecto plantearon que todo esto no era suficiente y que la sociedad civil más comprometida no se tragaría el cuento de que estos insignificantes ajustes al capitalismo tuvieran un impacto real.

Según sus creadores, las empresas pueden generar oportunidades de valor compartido de tres maneras:
   
Redefiniendo productos y mercados - Las empresas pueden satisfacer las necesidades sociales, en la medida que ofrezcan un mejor servicio a los mercados existentes, accediendo a nuevos mercados, o reduciendo costos gracias a la innovación.
   
Redefiniendo la productividad en la cadena de valor - Las empresas pueden mejorar la calidad, la cantidad, el coste y la fiabilidad de los insumos y la distribución, mientras actúan como mayordomos de los recursos naturales esenciales e impulsan el desarrollo económico y social.

Habilitando el desarrollo de clústeres locales - Las empresas no operan de manera aislada en su entorno. Para competir y prosperar necesitan proveedores locales confiables, una infraestructura funcional de carreteras y telecomunicaciones, acceso al talento, y un sistema jurídico eficaz y previsible.

En resumen, el nuevo enfoque plantea que es mejor que las empresas mejoren las comunidades con la expectativa de un beneficio propio, en lugar de a través de restricciones o regulaciones. En relación a la Responsabilidad Social Empresarial, muchos enfoques contraponen la generación de beneficios a las contribuciones sociales y a la conservación del medio ambiente.

La creación de valor compartido reconoce la compensación entre la rentabilidad a corto plazo y los objetivos sociales o ambientales, pero se centra en las oportunidades de crear ventajas competitivas para construir una propuesta de valor social dentro de la estrategia corporativa. Existen diferencias notables entre los enfoques de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y la Creación de Valor Compartido (CVC) .

Los investigadores creen que en la vida real el Valor Compartido no ha progresado mucho y solo ha penetrado en la teoría de los modelos y las actividades que las empresas pueden llevar a cabo para implementarlo.

El aporte de Porter y Kramer fue intentar avanzar el concepto más allá de la responsabilidad social empresarial, enfocándose más en la verdadera esencia del capitalismo y los mercados, señalando las contradicciones del capitalismo actual y enfatizando la naturaleza social intrínseca de los mercados. Su propuesta es que al adoptar principios de valor compartido, los negocios y la sociedad se re-conectarán creando innovación en un capitalismo imbuido socialmente.

Todo esto de refundar el capitalismo cambiando la forma de hacer negocios suena muy innovador, pero los propios autores reconocen que no existe un análisis profundo ni casos de estudio de su aplicación práctica.

El estado actual de la iniciativa del valor compartido ha progresado hasta la celebración de una Cumbre mundial en la ciudad de Nueva York en Mayo de 2015 y a la incorporación de grandes grupos empresariales como financiadores de la iniciativa. Para algunos esta relación tan cercana puede resultar sospechosa y le puede restar credibilidad a todo el conjunto de acciones que se está implementando.
La única forma práctica en que pudiera avanzar todo este conjunto de ideas, sería que los propios clientes y compradores presionasen a las empresas con decisiones de compra informadas, en las que todos los participantes en la cadena de producción y comercialización tengan voz para validar el proceso de una verdadera revolución empresarial. Hasta que los compradores no voten con su billetera, todo quedará en las 'buenas intenciones' de las relaciones públicas.

1 comentario:

  1. Como contrapunto, y porque además están relacionados -me ha bastado cruzar ashoka con FSG para verlo-, dejo un video y una interesante entrevista.

    https://vimeo.com/82376042

    http://www.filantropofagos.com/blog/revista-exarchia-entrevista-a-filantropofagos

    ResponderEliminar