Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

lunes, 12 de noviembre de 2018

La (mala) educación financiera


El 1 de octubre se ha institucionalizado como el día de la Educación Financiera en España. Sus promotores son el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores lo que significa que nominalmente son instituciones públicas las que dan el impulso para dotarlo de una aparente neutralidad. El día se enmarca en el plan de educación financiera que tiene pagina web que contiene información al respecto.



Un somero repaso a sus contenidos nos muestra que objetivos se marcan:

El Plan nace con vocación de generalidad: prevé abarcar todos los productos y servicios financieros y se dirige sin excepción a todos los ciudadanos. La educación financiera beneficia a los individuos en todas las etapas de la vida, independientemente de su nivel de renta. A los niños les hace comprender el valor del dinero y del ahorro; a los jóvenes les prepara para vivir el día de mañana de manera independiente y a los adultos les ayuda a planificar decisiones básicas como la compra de una vivienda, el mantenimiento de una familia, la financiación de los estudios de los hijos o la planificación de la jubilación.”

Si se indaga un poco más encontramos, a título de ejemplo, la tópica y falsa explicación del trueque como antecedente del dinero mercancía hasta culminar en el dinero fiduciario (en realidad en el dinero fiat ya que todo dinero es siempre fiduciario). Con el buscador de la página encontraremos documentos del Fondo Monetario Internacional o el Banco de España. Si buscamos conceptos como creación del dinero o base monetaria, banco central, nada encontraremos. Lo destacable es que los conceptos básicos se dan por supuestos, no hay explicación del marco ni, por supuesto, cuestionamiento del mismo.

Por ejemplo, se cuestiona la garantía del dinero depositado y se explica que el Fondo de Garantía de Depósitos garantiza 100.000 € por entidad y titular, a continuación proporciona este curioso consejo:

Recuerde: el Fondo de Garantía de Depósitos cubre hasta 100.000 euros por titular y entidad. Si usted tuviera mayor cantidad ahorrada en cuentas y depósitos, es recomendable que coloque esos ahorros en varias entidades o a nombre de varios titulares.

¿A nombre de varios titulares el dinero? Acaso nos sugieren el uso de fiduciarios (testaferros) para evitar el límite. ¿Quién nutre el Fondo, es decir, quien está garantizando el dinero? Por muchas cuestiones que nos plantemos, como están fuera del marco no serán abordadas.

Se trata en definitiva de una campaña institucional impulsada y financiada con dinero público encaminada a perpetuar los clichés respecto al sistema financiero como algo que contribuye al desarrollo de la sociedad pero meramente como intermediario.

El día de la educación es aprovechado para difundir en los medios de comunicación diferentes artículos redactados por presuntos expertos para reafirmar y afianzar esas “verdades” financieras que se nos quieren inculcar.

Por ejemplo, Santiago Carbó que es entre otros títulos y cargos, Director de Estudios Financieros del Think Tank neoliberal FUNCAS nos advertía en su artículo del 2 de octubre en “El País”, de las consecuencias de una educación financiera mal “planificada” que representa un lastre de décadas. En principio, poco se podría oponer a tal afirmación, pero en seguida nos aclara por donde van los tiros, al decir “la última crisis lo ha reiterado”. Es fácil colegir que se refiere a la Crisis Financiera Global de 2007-8 cuyas consecuencias continúan muy presentes más de 10 años después. Pero el mensaje que nos transmite va, una vez más, en la linea de culpabilizar a la victima. Parece que la crisis no fue consecuencia de la desregulación o de la propia arquitectura financiera en general y del sistema monetario en particular, sino de algo tan etéreo como imperfecciones de la oferta y la demanda y que la protección del consumidor debe ir acompañada de una mejor formación financiera.

Es difícil concentrar en tan pocas lineas tópicos que son utilizados con gran soltura por los economistas ortodoxos (neoclásicos) evocando en el lector principios  auto-evidentes que no necesitan mayor análisis, que es la definición de los juicios sintéticos a priori de Kant. Que esas ideas se hayan convertido en principios aparentemente inmutables es el gran éxito de la economía ortodoxa. Han conseguido que aceptemos falacias lógicas como verdades incuestionables. Campañas como la que comentamos solo persiguen mantener y consolidar esas falacias.

El artículo utiliza los conceptos de oferta y demanda con la mácula de las imperfecciones (sin citar cuales), pero como hemos dicho no cuestiona el marco de referencia. Si volvemos a la página web cuando se pregunta qué es el sistema financiero la respuesta nos la podemos esperar, una explicación para todos los públicos, o eso se pretende, de los fondos prestables (loanable funds).

El sistema financiero de un país es el conjunto de instrumentos, mercados e instituciones cuya función es canalizar el flujo de fondos desde los oferentes hacia los demandantes.

De nuevo oferta y demanda, pero ¿quien oferta el dinero y quien lo demanda?, se nos explica que hay dos grandes colectivos o agentes económicos (el redactor no ha podido refrenarse en utilizar la jerga típica de agentes económicos) y son por un lado:

Oferentes de fondos

Son los ahorradores, quienes han acumulado un excedente de dinero y quieren prestarlo para obtener un mayor rendimiento.


Los principales ahorradores, u oferentes de fondos, son los hogares, aunque otros grupos, como las empresas y las administraciones públicas, también pueden encontrarse en un momento determinado con un exceso de fondos y optar por prestarlos

 
De seguir con la jerga económica los hubiera llamado agentes pacientes (oferta) y del otro lado (demanda) se sitúan los impacientes:

Demandantes de fondos

Los que necesitan dinero para sus proyectos de inversión.


Los principales demandantes de capital son las empresas y las Administraciones Públicas, aunque las familias también piden préstamos para financiar sus gastos.

La cantidad de tópicos de manual de introducción a la economía neoclásica es abrumador. El redactor es, sin duda, fan de Mankiw. La explicación dibuja el típico y tópico diagrama circular en el cual las familias ofrecen fondos (capital) que las empresas invierten. No obstante, el diagrama circular es realmente una patraña de dimensiones catedralicias, empezando porqué para ser consistente, las familias proporcionan capital a las empresas… alguien podría pensar que eso es lo precisamente lo que dice.

Sin duda, salvo por el pequeño detalle que no es capital financiero, sino capital tal como lo entendemos los economistas, mercancías destinadas a producir otras mercancías. Una vez te tragas esto, creer en los unicornios rosas es pan comido.

Lo relevante es que la mayor parte del crédito, que es realmente dinero creado de la nada, no se presta a las empresas para financiar inversiones, en muchos casos autofinanciadas, sino a la generación de burbujas de activos que ya existen y que no añaden nada al sacrosanto totem de la economía neoclásica, el PIB. Nada de eso parece relevante, hay que seguir con la patraña y educar a buenos ciudadanos que sepan distinguir las “fake news” de la verdad proporcionada por el poder. Rafael Poch señalaba con acierto que lo que realmente les molesta es que les hayan quitado el monopolio de la mentira y la falsedad.

Una explicación más extensa de lo comentado la encontrarmos en el Aula Virtual del Banco de España, donde el siguiente "documento" no tiene desperdicio. Lo decepcionante es que cuando Bancos Centrales como el Banco de Inglaterra o el Bundesbank reconocen que los bancos privados crean dinero ex nihilo, el Banco de España sigue difundiendo conceptos falaces sobre el sistema financiero. Por ejemplo, difundir que el origen del dinero es el problema de la doble coincidencia de deseos en el trueque, es ignorar todos los estudios antropológicos e históricos sobre el dinero. Desde mi punto de vista, es completamente inaceptable, aunque incide en el deseo de perpetuación del status quo a cualquier precio, y desde luego la propaganda y la mentira siempre han sido armas esenciales en su arsenal.

Seguir con la crítica a los puntos concretos de cada documento no tiene sentido, pues no se trata de informar y mucho menos de enseñar, se trata de moldear y confundir. El sistema de doble circuito o giro banking que permite a los bancos privados la creación o destrucción de dinero y, lo que es mucho más relevante, les proporciona una palanca de poder inalcanzable para el resto de ciudadanos, debe ser preservado a toda costa. El reciente ejemplo de la sentencia de la Sección Segunda de la Sala Tercera del Supremo sobre el sujeto pasivo del impuesto de Actos Jurídicos Documentados que debe recaer en el prestamista, léase bancos, ha sido rápidamente neutralizado por el presidente de la Sala alegando razones de transcendencia económica, nada que ver con razonamientos jurídicos únicos pertinentes, mediante una maniobra que ejemplifica perfectamente lo que estamos exponiendo.

Explicaba el químico y único economista que ha ganado un premio Nobel, Frederick Soddy, en 1926 respecto al sistema financiero algo que contiene más verdad que todo lo que se pueda encontrar en la web de la educación financiera:


Los bancos comercian con el capital monetario que ellos mismos han creado, pero pretenden hacer como si no lo poseyeran. Si son liquidados y su negocio interrumpido todos los excesos de sus pasivos sobre sus activos deberían ser cubiertos por aquellos a los que ha prestado el dinero. La cantidad de dinero se reduciría entonces, digamos, a una sexta parte de la cantidad actual o menos. Los precios, “al final”, se reducirían a un sexta parte a menos que se emitiera una cantidad equivalente de genuino dinero por parte del estado para sustituir el dinero ficticio destruido, aunque, como Mr. Keynes a señalado sabiamente en relación con esto, “al final todos estaremos muertos”. Si esto no se llevara a término, el último préstamo en ser reembolsado sería pagado con un dinero que tendría seis veces el valor del dinero que fue emitido, en promedio, la cantidad total de los préstamos sería pagada por el doble de su poder de compra inicial. Esto describe, en cierta manera, la vital distinción entre el dinero real y el dinero fantasma que estamos describiendo. En la devolución de un préstamo genuino la cantidad de dinero no se ve afectada. Con la devolución de un préstamo ficticio disminuye la existencia de dinero, por lo que el reembolso se hace progresivamente más difícil a medida que se realiza el mismo. Si se emite en una expansión y se cancela en una recesión, la devolución se realiza en unidades monetarias que valen más que las prestadas.

Antes que Fisher postulara la deflación por deuda, Soddy ya era muy consciente del funcionamiento perverso de sistema y con agudo ingenio, no exento de sorna decía:

El dinero es la nada que recibes a cambio de algo, antes de conseguir cualquier otra cosa.

Los que esperen recibir una mejor educación financiera a través de esta campaña y, de está manera, entender mejor el fenómeno de lo “económico” o de lo “financiero” se llevarán una desagradable sorpresa. Si esperan que sus ahorros se multipliquen por la magia del interés compuesto y que estarán esperándolos en el futuro para permitirles acceder a los recursos reales de los que se han privado como agentes pacientes en la jerga neokeynesiana, deberían entender que la pretendida equivalencia entre lo nominal y lo real es una patraña que está embebida en el ADN del sistema. Bichler y Nitzan (2009) la explican de la siguiente forma:

El ingreso nominal y los activos, así, derivan …. de una producción que se vale de bienes reales de capital, y este hecho los justifica. La productividad del capitalista, que depende de los bienes de producción existentes, resulta en un beneficio monetario. A su vez este beneficio es reinvertido en la producción de más bienes de capital, lo que lleva a más riqueza monetaria, más bienes de capital, más ingreso, y así sucesivamente en una espiral siempre expansiva. De esta manera el valor monetario de las finanzas, medido en dólares y centavos, es reflejo y manifestación de una reserva de bienes físicos creada por el capitalista.

Sin embargo, tal equivalencia es radicalmente falsa pues depende de condiciones inalcanzables (perfecto equilibrio competitivo) o de definiciones circulares como la del mismo capital físico que impiden que se produzca. En términos menos teóricos, y como se ha citado, ni el crédito depende del ahorro, pues los bancos tienen la facultad de crear capacidad de compra sin que nadie previamente renuncia a ella y, además, el supuesto mercado no asigna de forma eficiente ese crédito. No existe tal mercado en el sentido de agentes que interactúan sin capacidad de influir, sino de una élite que con sus decisiones crea y dirige los recursos financieros a determinadas actividades que no resultan en provecho del conjunto, lo contrario a la famosa mano invisible. La crisis financiera de 2007-8 y sus consecuencias sobre la población, cuanto más pobre y vulnerable mayor castigo, es el ejemplo perfecto del cacareado riesgo moral (moral hazard) que como un boomerang se lanzo contra la población endeuda por vivir por encima de sus posibilidades.

Ante la ausencia de reformas estructurales del sistema financiero, aquejado de los mismos problemas de creación errática de dinero/crédito, a veces demasiado, otras muy poco, y en gran parte destinado a la creación de burbujas o esquemas Ponzi, la campaña es un burdo intento de preparar el terreno para volver a culpar a la mayoría. Nos dirán: "Está vez no podéis alegar ignorancia porqué os hemos dado los medios para evitar el desastre y habéis cometido los mismos errores, por lo tanto sufrir en silencio porque es la recompensa a vuestra torpeza". Como nos advierte Michael Hudson el sistema se las apaña de manera magistral para culpabilizar a la victima.


3 comentarios:

  1. He utilizado el material de “Finanzas para todos” elaborado por el Banco de España y la CNMV durante varios años y me parece excelente tanto por los recursos para el alumno como los recursos para el profesor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tu comentario, deduzco que no estás de acuerdo con lo expresado en la entrada. Si pudieras elborar la excelencia del material sería estupendo.

      Eliminar