Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

lunes, 27 de agosto de 2018

Usura, religión, modernidad y bienvivir



El 25 de abril del año pasado falleció, por desgracia, Stephen Zarlenga. Para la mayoría de nuestros lectores es un completo desconocido, pero creo que por su relevancia merece la pena dedicarle aquí unos breves párrafos.

En la página web del American Monetary Institute podemos leer algunas palabras que le dedican en su honor políticos, académicos y activistas de gran relevancia, entre ellos Steve Keen, uno de los más brillantes críticos actuales de la economía neoclásica. Para el académico australiano Zarlenga es un caso especial de investigador, activista y líder comunitario.



Por su parte Michael Hudson se preocupa por el destino de la obra de Zarlenga, indicando que sería necesario encontrar una difusión más amplia.

Queda claro, viendo estos homenajes póstumos de personajes de gran relevancia, la relación de la reforma monetaria con el postkeynesianismo, como ya señalamos hace tiempo. Sin embargo, desgraciadamente tenemos que hablar de varias corrientes dentro de ese movimiento, una de ellas, cuyo origen está en las enseñanzas de Nicholas Kaldor, luego rechazó lo más interesante de este autor, y se lanzó por un camino de negación de la realidad, y ataque virulento hacia aquellos que creemos que hay soluciones más interesantes que las que ellos plantean, como la reforma monetaria que rescató del olvido el ahora difunto Stephen Zarlenga.

Pero ¿cual es la relación con el bienvivir? El creador del modelo del cénit de extracción del petróleo, Marion King Hubbert, estaba convencido de que el sistema monetario de creación de dinero con interés era la principal fuerza que empujaba a nuestra civilización hacia un crecimiento sin límites, quedando el resto de objetivos sociales en segundo plano. Sin duda Hubbert era un lector atento de Frederick Soddy, premio nobel de química, que dejó sus investigaciones para convertirse en reformista social y proponer la reforma monetaria que posteriormente recuperó Stepehen Zarlenga a finales del siglo XX. Si bien yo no soy capaz de identificar una fuerza principal que empuje hacia el crecimiento, reconozco que una economía en estado estacionario probablemente sea mucho más factible con otro sistema monetario, que además permitiría una sociedad más justa.

La especialidad de Zarlenga fue la historia de los sistemas monetarios, rescatando del olvido la sabiduría tradicional sobre el dinero, que incluía conceptos como el de usura, que en la modernidad hemos asociado de forma simplista con la carga de un excesivo interés en un préstamo, aunque recientemente estamos rescatando evidencias de que este concepto en realidad era mucho más general, y se refería al mal uso de un sistema monetario para beneficio privado y en perjuicio de la comunidad.

La religión tuvo un papel importante en mantener y salvaguardar este concepto, mientras mantuvo su poder. Con el tiempo este fue erosionado y la usura se reivindicó como una actitud racional en textos como “Elogio de la usura” de Jeremy Bentham.

El reverendo Delman Coates de la iglesia Baptista nos alerta sobre la interpretación errónea que realizamos los modernos del concepto de usura en la tradición cristiana. Traduzco a continuación su texto Jesus & the money system – A palm sunday reflection (Jesús y el sistema monetario – Una reflexión del domingo de ramos).

La conmemoración anual del domingo de ramos por los cristianos nos da una importante oportunidad de reconectar con las raíces de la justicia económica del ministerio de Jesucristo. Todos los evangelistas cristianos narran el bastante provocativo acto de Jesús de limpiar el templo de Jerusalem volcando las mesas de los cambistas que habían establecido su puesto en el templo para facilitar la compra de animales sagrados necesarios para el culto. La mayoría de los comentaristas dan una interpretación pietista de este acto, y asumen que Jesús está indignado por la presencia del comercio en el templo. Dado que el templo es un lugar de oración, la interpretación pietista concluye que la actividad comercial debe ser reservada para otra localización. Este punto de vista oscurece nuestro entendimiento de las motivaciones de Jesús y nos impide relacionar esas motivaciones con las cuestiones de justicia económica que encaramos en la actualidad. Ello implica que Jesús habría estado de acuerdo con la actividad comercial de los cambistas si hubiese tenido lugar en otro emplazamiento de la ciudad, y no en la casa de Dios. La interpretación tradicional falla en examinar críticamente lo que Jesús quiere decir cuando afirma que los cambistas han transformado el templo en una “cueva de ladrones”, una descripción que desmiente una preocupación por la localización de la actividad, y es más un juicio sobre la naturaleza de la empresa comercial ¿Cómo podríamos entender mejor la sustancia de la crítica de Jesús a los cambistas? ¿Es posible usar esa comprensión para gestionar prácticas económicas similares hoy en día?




Pongamos un poco de contexto, para la celebración judía de la Pascua en Jerusalem se requería ofrecer animales para su sacrificio en el templo. Dado que la religión judía prohíbe el uso de imágenes paganas en las monedas, los judíos de Roma, Grecia, u otras ciudades no podían usar sus monedas locales para comprar animales en el templo. En su lugar, los fieles tenían que convertir sus monedas locales en lo que la Biblia hebrea llama “el shekel santuario” del templo. A los cambistas se les había otorgado un monopolio exclusivo por la élite religiosa para convertir las monedas extranjeras poseídas por los fieles en el requerido “shekel santuario”.




En tiempos de Jesús, los cambistas se apoderaron del monopolio en la oferta de moneda y comenzaron a cargar una tasa por sus servicios de cambios. Ellos junto con los sacerdotes se lucraban tremendamente de este monopolio exclusivo en el control y emisión de la moneda del templo. El shekel santuario era el medio de cambio requerido para participar en los rituales sagrados del templo, pero era también el medio del poder social y económico. Dado que no existe ninguna indicación en la Biblia hebrea de que una tasa o interés tenía que ser cargada para obtener el shekel santuario, parece que los clérigos y los cambistas estaban tomando ventaja de su habilidad para controlar el sistema monetario del templo. Como un simple medio de cambio, no había ninguna necesidad de cambiar el shekel santuario a cambio de un beneficio, pero los sacerdotes y los cambistas abusaban de su poder para explotar a la gente dejando a los fieles con más deuda y cargados económicamente después de abandonar el templo tras celebrar la Pascua. La injusta manipulación del dinero es lo que ha Biblia hebrea y todas las principales religiones del mundo llaman usura. Es más que cargar un excesivo interés. Esta enraizada en la idea de que el dinero, un simple e inanimado medio de cambio, no es capaz de producir más dinero. Con cientos de miles de fieles en Jerusalem para la observancia religiosa de la Pascua, los cambistas y sacerdotes se beneficiaban generosamente de su monopolio del dinero del templo. Sin desarrollar ninguna labor productiva para la comunidad, sin invertir en ninguna actividad comercial, el shekel santuario se crea con interés para producir más dinero. El sistema monetario del templo era especialmente gravoso para los pobres. Como los evangelistas nos contaron, algunos fieles tenían que comprar palomas, el animal elegido por los pobres que no eran capaces de adquirir animales más costosos como cordero o ganado que era ofrecido en sacrificio.




La mordaz crítica de Jesús de que los sacerdotes y los cambistas habían convertido el templo en una “cueva de ladrones” es sobre la naturaleza de su actividad comercial, no sobre la localización de ella. La injusta manipulación del dinero permitía a los que emitían el dinero recibir un beneficio económico no ganado por la mera emisión del dinero del templo. El beneficio no era por construir, trabajar o crear algo de valor para la comunidad, sino simplemente por emitir el dinero que la gente era forzada a usar para participar en la economía del templo. Manteniéndonos dentro de la tradicional oposición a la usura de la Biblia hebrea, el vuelco de las mesas de los cambistas por Jesucristo es un desafío profético a la manipulación inmoral del dinero que lleva a la explotación económica de las masas como un medio de enriquecer a esos que controlan la emisión del dinero.




Esta comprensión nos invita a pensar en las formas en las que algunas prácticas monetarias actuales injustamente enriquecen a esos que controlan la emisión de dinero. La primera exhortación apostólica del Papa Francisco, Evangelii Gaudium, está dirigida a las leyes de la competición que han creado “ una economía de exclusión y desigualdad”. Su análisis de la forma en la cual “la idolatría del dinero” ha afectado la habilidad de las naciones de cuidar a los más vulnerables entre nosotros nos invita a retornar a un acercamiento ético a la economía que favorece la humanidad en lugar de priorizar los objetivos de beneficio del mercado. “Igual que el mandamiento No matarás traza un límite claro a la hora de preservar la vida humana” dice “en la actualidad tenemos que decir No a una economía de exclusión y desigualdad. Una economía así mata... El dinero debe servir no regir”.




Hay muchas similitudes entre los sistemas monetarios basados en deuda del mundo actual y el tipo beneficio monetario que Jesucristo desafió en su tiempo. La comprensión de la mecánica moderna de creación de dinero hace tremendamente evidente que la creación de dinero como deuda es el mecanismo sistémico subyacente que causa y crea la economía de exclusión y desigualdad sobre la que el Papa Francisco habla. El Papa Francisco escribe, “La deuda y la acumulación de intereses también hace difícil para los países darse cuenta del potencial de sus propias economías y evita que los ciudadanos disfruten de su poder de compra real”. Para aquellos preocupados por la injusticia económica en el mundo actual, es importante desarrollar claridad conceptual sobre por qué las principales religiones y filosofías del mundo encontraron el dinero creado con interés tan problemático para el mantenimiento de la paz social y la estabilidad económica.




La razón principal es que el dinero emitido con interés crea lo que algunos economistas llaman, “escasez de dinero”. Cuando el dinero es creado y emitido con interés, los bancos crean la cantidad principal de dinero en circulación, pero no el interés. Para ilustrar esto, imagina diez personas en una comunidad hipotética, cada una de las cuales emite 1.000$ que deben pagar a un tipo de interés arbitrario. Usemos 10% por ejemplo. El problema económico aquí es que hay 10.000$ en circulación entre las diez personas (es decir, 10x1.000$), pero deben al banquero 11.000$ (10.000$ al 10% de interés). Los diez individuos en este ejemplo son obligados a entrar en el contexto económico violento de tener que competir por recursos económicos inexistentes o insuficientes porque la cantidad requerida como interés (1.000$) no ha sido puesta en circulación por el banquero. No hay ninguna cantidad de impuestos, leyes, trabajo duro, caridad u oraciones que puedan lidiar con este problema matemático. Un sistema económico de este tipo solo puede ser sustentado por la inyección de más “deuda” o “estímulo”, que en realidad no solventa el problema subyacente. Es como la proverbial patada hacia adelante ya que una nueva inyección de deuda es necesaria para mantener el sistema en marcha. Los sistemas de dinero creado con interés son por tanto económicamente insostenibles. Atan a la sociedad al yugo de la deuda y el impuesto, y estructuran económicamente a la sociedad de un modo tal que ciertas personas no serán capaces de cumplir con su s obligaciones económicas; una realidad que crea las condiciones que producen pobreza, desigualdad de ingresos, crimen, educación deficiente, desempleo, subempleo, etc. Mientras las economías de los modernos estados-nación son obviamente mucho más grandes y más complejas que este ejemplo simplificado, el problema del dinero creado con interés sigue siendo el mismo. Simplemente no hay suficiente dinero para seguir en marcha. Es cómo las sillas musicales, simplemente no hay suficientes sillas para las personas que juegan el juego. Alguien se va a quedar fuera. Es un juego divertido, hasta que eres el que se queda sin silla. Una economía como la nuestra basada en dinero creado con interés es muy parecida al juego de las sillas musicales; no hay suficiente dinero para todos en la sociedad, por tanto es preciso que alguien se quede fuera. Cuando la música para en las sillas musicales, la gente empieza a empujarse y atropellarse en un intento de asegurar una silla para ellos mismos ¿Este empujar y atropellarse es jugado en nuestra sociedad recurriendo a discursos sobre la diferencia como el racismo, sexismo, clasismo y xenofobia para determinar que grupos tendrán una silla y cuales no en un sistema de dinero creado con interés?




Lo que hace el sistema de dinero creado con interés tan inmoral es que esos que emiten el dinero reciben un beneficio económico no ganado simplemente por crear el medio de cambio, una función que el gobierno podría hacer sin cargar interés. Esos que simplemente emiten dinero, el medio de cambio, se enriquecen por el trabajo que ellos no han realizado, y la riqueza de la población es atada al yugo de los impuestos y los pagos perpetuos por intereses. Los billones de dólares al año pagados en intereses por las empresas, ciudadanos y gobiernos federal, estatal y local a los bancos que controlan la oferta de dinero privan a la sociedad de los recursos necesarios para invertir en salud, educación, seguridad social, defensa, carreteras y creación de empleo.




Igualmente problemático es el hecho de que los bancos crean el dinero que prestan a la sociedad de la nada. Mientras que la mayoría de la gente asume que los bancos centrales compran bonos o que los bancos comerciales extienden préstamos a partir de dinero existente, el hecho es que no lo hacen así. Ellos literalmente crean reservas, crédito, y lo que es usado como dinero ex nihilo, “de la nada” haciendo apuntes digitales de contabilidad en un computador. El dinero creado sin interés, y no simplemente la necesidad de más regulaciones financieras crean las condiciones para el riesgo moral y la actividad especulativa de Wall Street. Su poder sobre la oferta monetaria, y el poder de crear lo que es usado como dinero de la nada les da casi un poder divino para controlar la sociedad ¿Hay alguna razón para que las mimas instituciones financieras que crearon la crisis financiera global sean ahora tres o cuatro veces más grandes de lo que eran en el punto álgido de la crisis, diez años atrás? Se dice que en 1937 Henry Ford parafraseó al congresista de Nebraska Charles Binderup, diciendo “Está bien que la población no entienda nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo hicieran, creo que habría una revolución mañana mismo”. Los sacerdotes del sistema monetario actual confian en la ignorancia del público y de los políticos para mantener su sistema de explotación económica.




Lo que los cuatro evangelios del Nuevo Testamento cuentan sobre Jesús volcando las mesas de los cambistas sugiere que la reforma monetaria es la cuestión esencial en materia de derechos humanos y civiles de nuestro tiempo. Es el paso inicial necesario para solventar el mecanismo estructural subyacente de nuestro sistema monetario que causa pobreza, desigualdad, concentración de riqueza, y priva a la sociedad de los recursos necesarios para invertir en el sector público en lugar de enriquecer el sector financiero. El Dr. King dijo, “Si un alma vive en la oscuridad se cometerán pecados. Pero el culpable no es quien comete el pecado, sino quién causa la oscuridad”. El sistema monetario de dinero creado con interés es la causa de la oscuridad, y no será hasta que tengamos el coraje profético de imaginar un mundo alternativo que creemos un sistema monetario que beneficie a la mayoría en vez de a una minoría. Se ha hecho antes. Requerirá conocimiento y valor hacerlo de nuevo, pero debemos estas dispuestos a ser como Jesús y volcar las mesas de los cambistas de hoy en día. Su dinero creado con interés esclaviza económicamente a la población a la deuda y al pago perpetuo de intereses, y causa las más destructivas consecuencias colaterales en nuestra sociedad. Lo que se necesita desesperadamente es “un movimiento abolicionista económico” que libere a la población de la servidumbre a la deuda de forma que podamos crear una sociedad donde la prosperidad económica esté democratizada y la paz asegurada.

La modernidad popularizó una narrativa maniquea de luz y oscuridad, siendo la razón y la ciencia la luz, y la ignorancia y la religión la oscuridad. El problema de la mayoría de las religiones es su autoritarismo, ya que, por ejemplo todas las de raíz cristiana, intentan imponer una moral universal. Tanto Platón como Aristóteles como los cristianos identificaron el Bien con la Verdad, algo que desgraciadamente algunos todavía intentan replicar hoy en día, con la ciencia o, todavía peor, el mundo de los denominados “expertos”. Si somos capaces de pensar fuera de este marco maniqueo de luz y oscuridad, veremos que la transcendencia y la espiritualidad, una vez eliminada su pretensión de universalismo, puede tener un papel positivo en el ámbito privado, al igual que podemos ver la utilidad de la sabiduría ancestral de algunos preceptos religiosos.

3 comentarios:

  1. Gracias por esto, Jesús. De hecho, andaba yo en estos meses documentándome. Cambiando un poco el asunto lo que me gustaría encontrar es una compilación con buen respaldo bibliográfico de textos sagrados en los que que Di+s, Al4 o Yhwh dicten normas sobre el dinero o la riqueza. Bueno, en realidad ya conozco muchas, pero me gustaría disponer de la minuciosa compilación completa. Lo digo porque casi todos recordamos v. gr. el Levítico veinticinco, no prestarás dinero con usura, pero un poco irónicamente con alguna sorna me dije yo «¿y por qué no dictaminó también Yhw órdenes sobre la inflación, sobre la masa total monetaria, sobre el formato del dinero [ ¿oro, cerámica, papel, apunte? ] sobre titulizaciones, endosos y con qué plazos de tiempos?» O sobre la renta básica universal. Y debo tener cuidado con estas sornas porque a lo mejor sí que las dijo-dijeron y yo no me he molestado en buscarlas. Gracias de nuevo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco,

      Qué casualidad, precisamente te había escrito por otras cuestiones.

      Un compendio exhaustivo no lo conozco, pero el tema se trata en profundidad en The Lost Science of Money del difunto Stpehen Zarlenga

      La ciencia perdida del dinero

      un saludo,

      Eliminar
  2. Buenas, Jesús. El artículo me ha parecido interesante, pero me gustaría hacer una apreciación. Los partidarios del dinero soberano no hacemos (nos incluyo a Jordi, tú y yo) tanto hincapié en que en el sistema actual el dinero se cree con interés como en que se cree como deuda, y a discreción de los bancos privados, ¿no? Por ejemplo, estos dos artículos:
    -El primero de Steve Keen:
    https://www.forbes.com/sites/stevekeen/2015/03/30/the-principal-and-interest-on-debt-myth-2/#6d92d53c1c76
    -Y luego este otro de Jordi:
    https://economiapangloss.blogspot.com/2014/11/dinero-soberano-plantemiento-del.html

    Sé que lo habías leído, es más que nada porque me sonaba de leerlo en su día que no le daba un papel especial tanto al interés como al hecho de que al crearse el dinero como deuda, por su propia naturaleza, hay exceso de dinero en los booms económicos y escasez en las recesiones ("La llamada deflación por deuda o de balances fue descrita por Soddy en 1926...").
    También me parece muy interesante lo explicado en los primeros párrafos del tercer artículo de la serie ("Loanable funds vs teoría monetaria endógena"), resumido en una frase que Jordi suele repetir a menudo en los programas:

    “ ...los capitalistas no se caracterizan por la igualdad entre lo que ofrecen y lo que demandan, sino por la desigualdad"

    Muchas gracias por tu tiempo y un cordial saludo


    P.D. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, me gustaría pedirte un programa para Ampliando el Debate. De hecho, y como soy un pesado, lo he pedido ya varias veces, pero es que me parece un tema muy importante, quizás el más importante del que se puede hablar, ahora que estamos en lo que parece ser el inicio de un cambio civilizatorio:
    ¿Hasta que punto podemos solventar nuestros problemas manteniendo las instituciones de nuestro sistema, es decir, las instituciones liberales? Me refiero, entro otros, al dinero, incluso aunque sea Soberano; al Estado de Derecho, con su concepción liberal del Derecho y la Justicia; la Separación de Poderes, que parece poco menos que un sacrilegio decir que tal vez sea una institución nociva; incluso al propio concepto de "derechos", como señala David, de Historia-Economía-Filosofía en tal vez su artículo más profundo, el que más va a la Raíz, y a la vez (para mí) el más intrigante:
    https://dfc-economiahistoria.blogspot.com/2010/09/occidente-el-beneficio-y-el-derecho.html
    En definitiva, y no es la primera vez que lo pregunto, ¿pueden unas instituciones sublimadas en la Modernidad, y herederas de las instituciones definitorias de la Era Axial --las propias de la República-- sernos útiles en el nuevo Paradigma que surja tras el fin de nuestra civilización? Y sobre todo, ¿por qué, como dice David, "en realidad nunca han funcionado"?

    No puedo evitarlo, los temas que saca David en "Anatomía del Poder", "La propiedad über alles", "Por qué lo llaman crisis cuando quieren decir colapso", y "Una modesta utopía" me parecen de lo más importante que he oído jamás, que van verdaderamente a la Raíz, pero al mismo tiempo que David solo hace una presentación somera y no llega a explicar en detalle qué quiere decir. Por eso me gustaría que hiciérais un programa especial sobre este tema, en el participaseis David, Dubitador (que estoy deseando escucharle en AeD), y tú. Gracias de nuevo, y ojalá podáis hacerlo

    ResponderEliminar